CONVERSANDO:

Mi foto
Valencia, Spain
CONVERSANDO: para intercambiar ideas, opiniones, música, cuentos; estar con amigos. Podemos hacerlo en castellano, portugués y valenciano. Espero te encuentres cómod@.

lunes, 20 de diciembre de 2010

LOS JUEVES LITERARIOS, esta semana, VILLANCICOS





Estaba en el Aeropuerto de Manises, junto a su padre y su hermana, esperando que llegara su sorpresa de Navidad.

Estaba un poco desconcertada.
Cuando su padre le anunció que este año, para navidades, tendría una sorpresa muy, muy especial, nadie por mucho que preguntara, le dió una pista de qué podría ser...

Faltaban unos días para la Navidad.
Estaba puesto el árbol, este año habían cooperado todos en hacerlo, el Nacimiento, los adornos de las ventanas, de la habitación suya y de su hermana...
La casa estaba preciosa.

Su hermana, que era pequeña y aún creía en Santa Claus...
No como ella, que era mayor y le habían desvelado el "gran secreto"...

La lista de su hermana era interminable, pues creía que ese señor regordete, tan simpático, podía traer TODO lo que pidiera.
La única condición era el... "cómo se había portado".
Y claro, ante tal pregunta, la respuesta era invariablemente: MUY BIEN.

Pero ella sabía que los regalos los compraban sus papás, sus tíos y sus iaios, y claro, había que ser considerada....
Casi prefería no haberse enterado de la verdad, aunque esto supusiera que ya había ascendido en la escala social.
De pequeña a mayor...

Inmersa en sus pensamientos, sintió como su hermana le tiraba de la manga del abrigo.
-Laura, Laura, que dice papá que ya ha llegado la sorpresa.
Miró a su padre y su sonrisa y el guiño de un ojo, le confirmó que así era.

No se podía hacer idea de lo que era.
Sus iaios, que tantas veces había esperado en el aeropuerto, ya los habían jubilado y vivían en Valencia...

Empezaron a salir personas por la puerta de salida con sus maletas, paquetes y miradas de alegría, buscando a sus seres queridos al otro lado de la puerta.
Conocía bien esa sensación...
Siempre que veía a los iaios aparecer por la puerta, corría a sus brazos y se colgada a su cuello, intercambiaban miles de besos y abrazos...

De momento, vio una niña de su edad, que de la mano de una azafata, se acercaba a su papá.

Se identificó y, la azafata con suavidad colocó a la niña delante de ellos.


Era morena de piel y de pelo.
Con unos ojos muy, muy grandes, parecía tener miedo, inseguridad pero también ilusión y curiosidad.
Su papá le dio un beso en la mejilla, y le dijo:
- Hola soy David.
- Mira Maram, éstas son mis hijas, Laura y Blanca.

-Laura, Blanca, ésta es vuestra nueva amiguita, Maram.
Intercambiaron tímidos abracitos y besos...

-Este año, mamá y yo hemos pensado que sería estupendo que tuvierais un regalo muy especial compartido.

- Maram es una niña saharaui y estaremos encantados en que estas vacaciones, pueda estar con nosotros, compartiendo nuestra casa, vida y hospitalidad.

Blanca, que saltaba sin cesar, dando muestras de alegría y euforia, preguntó:
-¿Se va a quedar para siempre?
-¿Va a vivir con nosotros?
-No Blanca, va a estar con nosotros estas vacaciones y luego se volverá a su casa.
Biennnn!

Laura estaba contenta, pero no acababa de entender...
-Papá, si no la conocemos, porqué viene a nuestra casa?
-Pues precisamente para eso, para que tanto vosotras como ella tengan la ocasión de conocer a otros niños de otras partes del mundo...

Entraron en el coche y se dirigieron a casa.
Maram con sus enormes ojos negros, miraba todo con avidez y curiosidad y no perdía detalle de nada.
Estaba fascinada.
Un mundo de imágenes y luces pasaban rapidamente por la ventanilla del automovil.
Laura y Blanca, no dejaban de hacerle preguntas...

Al entrar en casa, Maram aún quedó más asombrada...
-Qué cantidad de luces, y todas encendidas...
-Una casa calentita, llena de cosas brillantes, confortables...muchas de ellas no sabía ni para qué servían...
- Si abrían el grifo, salía agua, no había que ir a por ella. Venía sola...
-Hacía pipí y echaba agua, se lavaba las manos, se bañaba y nunca se acababa...solo había que abrir el grifo...
-En la cocina, el frigorífico lleno de comida...que estaba fresquita, de bebida, de leche...nunca se acababa nada...
-Las luces se encendían y apagaban accionando una llavecita, con un solo movimiento...

-Laura y Blanca tenían su propia habitación, solo para ellas...con una cama muy blandita para cada una.
-Tenían aparte, una habitación llena de juguetes, con dos mesas para escribir y sus correspondientes sillas.
-Los estantes llenos de libros multicolores...


Nunca imaginó que pudiera haber casas así...
Hasta había un perrito yorkshire enano, que iba detrás de ellas, incansable jugando y dándoles lametones sin cesar.
Se llamaba Coco.

Laura le dijo:
-Maram, te dejo sitio en mi armario, ¿quieres que te ayude a deshacer el equipaje?
-La niña asintió y puso su meletita encima de la cama...
La abrió cuidadosamente y allí estaban sus dos mudas de ropa interior, y un vestido doblado primorosamente.
-¿Sólo has traído eso?
-Sí, es todo lo que tengo...

Laura abrió su armario para coger una percha...
Maram no apartaba los ojos...
Un armario repleto de ropa, vestidos, pantalones, camisas, suéters, chándals, zapatos, pijamas, ropa interior...
Lazos para el pelo, diademas, colonia.

Laura sintió hasta pudor y enseguida cerró la puerta del armario.
-Vamos a cenar.

Y pasaron los días, unos días inolvidables para todos.
Risas, juegos, paseos, visitas al circo, al zoo, al cine.
Comidas especiales, turrón, mazapán, villancicos,

Visita a los abuelos, tíos y primos, donde Maram era una más de la familia.
Todos la trataban con cariño, con mucho cariño.
Era un sueño para las tres niñas, pero por razón de edad principalmente para Laura y Maram.
Intercambiaron confidencias, aprendieron mucho la una de la otra.
Hablaban del colegio, de sus amigas, de sus aficiones...

Pero llegó el día de la vuelta a casa.
Mientras Patri, preparaba la maleta de Maram, Laura se acercó y le dijo:
-Mamá creo que tendrías que ponerle otra meleta más grande...
-Es que me he dado cuenta que tengo mucha ropa, juguetes y libros que no necesito y los podría compartir con Maram y sus amiguitos del Sahara...
-Seguro que a ellos les hará mucha ilusión.

-Mamá, mamá, toma...
Era Blanca que venía cargada de peluches por el pasillo, haciendo equilibrios.
-Ponlos en la meleta de Maram, se los llevará a sus hermanitos y primitos que yo tengo muchos...

Se dirigieron todos al aeropuerto.
Abrazos muy apretados, besos, lágrimas de emoción y promesas de escribirse y no perder el contacto nunca más...

Laura, cuando el avión hubo partido, se abrazó a sus padres y les susurró:
Es el regalo más maravilloso que he tenido ninguna navidad.
Gracias.
Ahora sé que soy muy afortunada y tengo que compartir esa fortuna con otros niños.

Mientras el avión subía, Maram, con los ojos llenos de lágimas, veía a esa maravillosa nueva familia que le decía adiós con las manos y le mandaban besitos por el aire...
Volvía feliz con las maletas llenas de ilusiones para sus hermanos, sus primos....pero sobretodo con el corazón cargado de amor, el que le había brindado su nueva familia.

¡Hasta el verano, hasta el verano!



32 comentarios:

Gastón D. Avale dijo...

que cuento hermoso...con enseñanza y todo! me la pasé genial antes de irme, por suerte puedo leer estos cuentos antes de viajar! un beso!

Annick dijo...

Perdona la rebundancia , pero este cuento no es un cuento .Ya ni siquiera un sueño, es una realidad de una niña que descubre cosas que ni se lo imaginaba y sobre todo el cariño de toda una familia .
En estos casos de acogida de niños saharauis,siempre tengo la duda de que unos dias en España le abre el espiritu a las comodidades que tenemos , pero luego cuando vuelven a sus casas con sus padres y hermanos habran frustracciones y añorancias .
Como pueden tener estos niños un equilibrio entre lo que tienen y lo que le han enseñado que tienen otros .
Me angustia mucho estos casos de niños saharauis.

Besos desde Málaga.

Neogeminis dijo...

Conocer gente de otras culturas es siempre gratificante, pero quizás estos intercambios lleguen a tener un lado poco feliz que llegue hasta lastimar a esos niños que sin tener nada, conocen una situación de bienestar mayor, se encariñan y luego tienen que volver a su realidad de carencia. Es una lástima que sea pueda ser así y no como en tu cuento.

Un abrazo.

Recomenzar dijo...

Maravilloso cuento para leer justo en el momento que lo estoy haciendo.Son casi las 11 de la noche frio afuera.... mientras el calor de mi momento... leo tu cuento... y disfruto tus letras
un abrazo sin fin

Natàlia Tàrraco dijo...

LUNA, hermoso cuento de navidad, que continuará en verano. Es verdadero, lo he visto en muchos lugares, y lo describes con dulzor, cariño, esperanza, pero...digo lo mismo que Annick y Neo, me queda el resquemor de pensar que esa niña ha probado a visto el mundo inalcanzable y regresa al suyo, tal vez, es una opinión, lo mejor sería que en su mundo no faltara agua ni lo mínimo, que no tuviera la niña que advertir lo injusto que está repartido todo, ¿fácil que lo piense, no?. Es decir, solventar en su casa esas injustícias. Nada menos ahora, que la situación del pueblo saharaui está al borde de la violencia por muchas razones.

LUNA, las buenas intenciones, quedan patentes, conocer gente de otros paises y culturas ayuda a los niños a ser más abiertos a entender que existe la miseria, tal vez tranquiliza conciencias, algo es algo y vale si se hace de corazón como es el caso.

Bsitooos, petons molts.

Pepe dijo...

Hermoso cuento Luna. Aunque estoy de acuerdo en lo que plantean Neo, Annick y Natalia, en cuanto al choque cultural, a la constatación de las diferencias de bienestar tan abismales que la niña puede apreciar, y en la posible repercusión que en ella puedan suponer, no pienso que sirva para adormecer conciencias. Las familias de acogida, y conozco algunas, piensan que deben de hacer algo más que manifestarse por la autonomía y libertad del pueblo saharaui, algo más que exigir responsabilidades a la clase política, piensan que además hay que darles un poco de amistad, de cariño, hacerles ver que hay personas de a pie que de esta sencilla manera se identifican con ellos, están a su lado. Al menos así es como lo percibo.
Un abrazo.

LUNA dijo...

Queridos amigos,

El cuento es imaginario, pero está basado en hechos reales, como bien conocéis todos.
El pueblo español, tenemos una deuda con el pueblo saharauai, como con todos los que padecen, pero la historia hace que éste pueblo sea especial.

Hace muchos años que se están haciendo estas vacaciones en familia.
No solo es estar de vacaciones en las casa.
Se presta asistencia médica y de cualquier clase que sea necesaria.

Las familias crean unos vínculos muy especiales con esas familias, van allí a conocerlos, y eso hace que se vayan estrechando historias familiares, cariños y atenciones.

Van entretejiendo entre todos un tejido social de ayuda y concienciación.
Esos niños que conocen otros mundos, en la mayoria de los casos, de manos de sus familias de apoyo, estudian y luchan porque su pueblo tengo otro destino.
Lejos de hundirlos, el ver que más allá hay mejores oportunidades, luchan por conseguirlas, para ellos y para su pueblo.

Se trata de que nos veamos las caras.
No un donativo o ayuda a una cara desconocida.
Se trata de implicarse...hasta las trancas...

Besitos a todos.

XoseAntón dijo...

Feliz Navidad y un Nuevo Año inmejorable.

Bikiños

Ricardo Miñana dijo...

En estas fiestas tan entrañables, con mis mejores deseos de ilusión, paz y felicidad.

¡¡FELIZ NAVIDAD!!

Un abrazo.

cabopá dijo...

Quiero felicitarte por tu portada del blog, es sencillamente preciosa
eres cameleónica amiga IAIA,eso de cambiar según el tema es muy alegre ademas de muy trabajado...
En cuanto al cuento de navidad, es muy entrañable,lleno de moraleja desde el principio hasta el final...Te felicito por tu buen escribir y tu forma tan cercana de redactar...
MIL BESICOS PARA TODOS LOS DÍAS DEL AÑO.

Juan Carlos dijo...

Precioso relato, Luna.
El regalo más maravilloso que se puede hacer, enseñar a practicar solidaridad.
Un beso y que las fiestas estén repletas de armonía y $amor familiar

Manuel dijo...

Un relato precioso, realmente es dificil decidir hasta que punto esas visitas o intercambios son beneficiosos o no a la larga, imagino que de todo habra, yo he vivido las dos opciones y sigo sin saber cual es la mejor.
A pesar de todo siempre que se pueda arrimar el hombro hay que hacerlo.
Un beso

CORDOBESA dijo...

Luna una historia muy bonita que se esta repitiendo en muchos puntos de nuestra tierra.
Conozco a varias familias que acogen a un niño saharaui en el verano y lo felices que los hacen.
Enternecedor relato.
Un abrazo navideño y nuevamente FELIZ NAVIDAD.

Matices dijo...

Bonita historia, la conozco de cerca. Dar para recibir al cuadrado.

Besos y felicidades...

Matices

María dijo...

Mi querida MARU

¿Te das cuenta? en pequeñito o en grande..pata MARAM en grandísimo ... tú cuento hace realidad mi sueño. Conozco estos intercambios, yo también he tenido niñas Saharauis y amigos míos también... pero te voy a ser sincera, dejé de hacerlo por un motivo MARU, las despedidas eran demasiado terribles, para ellas y para nosotros.

Hay que ser muy duro para no morirte una y otra vez cuando te encariñas con alguien y debes devolverlo al infierno. Se que es muuy, muuy egoísta por mi parte, pero yo no he podido seguir. espero que haya gente mucho más fuerte que yo, que al menos por un tiempo les regale su paraiso... ¿Sabes lo que me ocurrió a mi la primera vez que vino AMINA? se llamaba así jajaja ¡¡pilló tal indigestión la primera noche, que casi se nos muere la pobre!! en su cabeza no podía concebir que existiendo tanta comida en el frigo no fuera para comérsela toda por si a caso al día siguiente no había.

Eso te da una idea de lo horriblemente mal que lo pasan y bueno, casi es lo menos malo que deben padecer. A veces, lo más terrible es ver de verdad lo que les toca padecer a algunos en la vida y tú seguir viviendo como si tal cosa. Hay cosas para las que hay que tener una espalda muuuy ancha para que no te afecte, se ve que la mía es muy pequeña.

Sea como sea ( no sé si este cuento tuyo es real o no) es muuy bonito y efectivamente el mejor regalo para un niño, sobre todo para los nuestros a los que les sobra de todo por todas partes y casi no valoran nada.

Compartir un momento de su vida con alguien que vive entre la nada y sobrevive. Que tiene mil millones de problemas y dificultades y tira para adelante. Que la vida para unos es demasiado maravillosa, como para no pasarnos el día de la mañana a la noche dando gracias por lo afortunados que somos...

Porque lo cierto es que a veces, no nos damos cuenta casi nadie que nos ha tocado el gordo desde que nacemos por haber nacido donde lo hemos hecho y otros donde les toca.


¿¿Qué tal la lotería?? Bueeeeeeeeno, tú no la necesitas para nada, tú eres otro gordo, de Navidad.

A mi me tocaste el día que nos cruzamos:-)


Mil besos MARU, no sabes cómo me gusta mirar tu décimo... aunque no me veas por aquí, yo miro mucho tu ventanita ( esas que gracias a ti he colocado en mi blogs con vuestros blogs) te miro, pienso en ti y digo ...¡¡tengo que ir a ver a MARU!! pero como cambias tantísimas veces la decoración en tu casa, a veces no puedo seguir el ritmo... Pero recuerda, me veas o no por aquí...

Tu ventana, la miro toooooodos los días con muchísimo cariño.

Verás me voy el viernes hasta el día 2 de Enero a mi casa, así que durante ese tiempo, no os veré ( sólo os recordaré) mi casa queda en tus manos y en la de todos mis amigos ¿me la cuidas por favor hasta que vuelva? jajaja ¡¡las plantas las dejo con agua!! pero tu ves de vez en cuando si los pájaros y los peces están bien ¿OK?


Un beso grandííííííísimo MARU, eres de los mejores regalos que he encontrado por aquí. ¿Lo sabes verdad?

Muaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaakss


Todo mi cariño para ti y los tuyos, nos vemos a la vuelta, cielo.

Any dijo...

Es cierto lo del choque cultural y el shock de ver dos realidades tan distintas para el que viene de un lugar mucho mas pobre, que plantean algunos. Como contrapartida y bien usados, estos intercambios pueden ser una tremenda lección de solidaridad para unos y de valorar su cultura para el otro.
Siempre es complicado encontrar el justo medio, pero como es Navidad dejemos que los finales felices se impongan sin más por un momento.

Te quedó hermosa la cabecera! Alli estamos todos con vos festejando!
Querida amiga, te deseo una hermosa Navidad llena de alegría, nietas y buenos momentos.
Desde el otro lado del mar va mi abrazo para vos: Muchas felicidades!
Y un beso

Verónica Marsá dijo...

Ohalá esto ya no sea nunca más necesario. Ohalá todos los niños del mundo viajen por placer.
Lo uno a mis deseos para el año 2011 y todos los años siguientes, porque me da la impresión de que será uno de esos deseos que no se cumplirán.

Buen argumento, querida mía!

Beso y felices días, amiga.

Mary dijo...

Luna!!! Que lindo cuento!!!!!!! Hay que aprender a compartir más lo que nos sobra aveces!!! Felices Fiestas y Feliz Año Nuevo!!! :0)Viajo mañana así que cuando pueda me incorporaré denuevo a los jueves!!! Beso!!!

Mª José dijo...

Mi cuñada trae todos los veranos un niño saharaui, impresiona ver que felices son con tampoco y lo del agua es bien cierto cuando vio como salia agua del grifo sus ojos eran aun mas inmensos
Lo has relatado genial
Que la felicidad ronde tu casa esta Navidad
Besos de colores

Inma Brujis dijo...

Es una historia preciosa. Pero yo me pregunto si es justo darle a un niño que no tiene practicamente nada todo de repente y de repente quitarselo para que vuelva a tener practicamente nada. El impacto psicologico tiene que ser impresionante.
Un beso

maria jose moreno dijo...

Hermoso relato de una realidad que cada vez se da más. Importante enseñar a los niños a compartir, de esa maneravaloran en su justa medida lo que tienen.
Preciosos Luna.
te deseo feliz navidad y te mando un abrazo y un beso grandisimo.

Carol dijo...

Es un cuento muy hermoso y una realidad solidaria Luna, creo que todo lo que se le dé a una persona con generosidad y sin esperar nada a cambio no debe caer en saco roto, creo que dar a estos niños que no tienen nada la oportunidad de que conozcan otros ambientes, otras culturas y se lleven de bagaje muchas experiencias positiva, amor, comprensión y sobre todo solidaridad con su causa debe ser bien venido para estos pequeños.

Abre sus ojos para intentar aprender, para mejorar su propio ambiente, y deben tener claro que es en su país dónde tienen que luchar por conseguir un ambiente mejor.

Abrir los ojos no es negativo, asumir la propia realidad es una obligación del que educa, darle la posibilidad de conocer otro país también ayuda a ver horizontes que están muy lejanos, pero no tanto, no siempre nosotros fuimos tan avanzados y tuvimos tantas cosas, debería ser un aliciente para sus vidas estas experiencias , además que las personas que acogen a los niños lo hacen con toda su buena voluntad de hacerles un bien, y el cariño que encuentran será un buen recuerdos en momentos más duros.

No hay que olvidarse del pueblo saharaui que siguen siendo nuestros hermanos.

Tu relato es exquisito, me ha gustado mucho.

Perdona la extensión.

Felices Fiestas junto a tus seres queridos, que tengas muchos momentos felices en este tiempo de la Navidad y Año Nuevo.

Un beso enorme, querida amiga.

latrís dijo...

No quería dejar de felicitarte estos días
Un besazo y FELICES FIESTAS

Carmen Andújar dijo...

Precioso, me he emocionado. Tantas cosas que tenemos y no las valoramos, sólo así se nos abren los ojos y vemos las otras realidades que distan mucho de ser como la nuestra.
Un abrazo y Feliz Navidad

Ceci dijo...

Es hermoso el cuento Luna!
Que gratificante es quedarse con ese sabor en la boca de haber compartido tus dones con los que más necesitan.
Te deseo pases una feliz navidad con tu familia!
Gracias por las palabras que dejaste en mi casa. Besos

Belkis dijo...

Que historia mas bonita Luna. Me has hecho llorar. Que experiencia tan enriquecedora. La verdad es que es una buena lección para nuestros niños que tienen tanto y muchas veces no saben apreciarlo. Y otra cosa muy importante que refleja es la importancia de compartir. Agradecer, compartir, amar las diferencias. Muy bueno de verdad.
Te dejo un afectuoso saludo de navidad y mis mejores deseos para el año que pronto empezará.
Besos

gustavo dijo...

agüela, voy a ser un poco cenizo, disculpa por ello...cenizo no es la palabra...un ave de mal agüero...o a llevar la contraria al espíritu que tu relato nos deja..
hace ya dos años más o menos que a mi pueblo no vienen ya niños saharauis...pues bien, a estos niños no se les suele dar, hasta donde sé, que puedo estar equivocado, nada material, pues les suele ocurrir que en las aduanas y en algún que otro sitio por el que deban de pasar, al ser 2registrados o al mirar lo que llevan, se lo suelen quitar todo o parte...
uno de los niños que, y de esto ...y de esto estoy seguro, que a mi pueblo venía cuando se le dio dinero, lo primero que hizo, fue meterlo en los calcetines, pero no a la altura de los tobillos, si no a la altura de la planta de los pies...es que si no ese dinero no llegaba a su destino¡¡¡
y disculpa esta otra visión negativa...
besos...
feliz navidad, dulce agüela.

osane dijo...

Aibá!! La de niños que se te colaron en la cabecera del blog.
Van a ser unas Navidades muy felices con tanto niño.
Bueno a lo que venía era a desearte mucha felicidad en compañía de toda tu familia y que sepas que tengo un recuerdo para ti, aunque ultimamente no me prodigue en el mundo bloguero.
Mucha paz y amor queridad Iaia.
Petonets

CAS dijo...

Uyyyy.... Luna, cuánta gente por tu casa... qué lindo se está. La mesa, un disfrute total!! y esas nietas... bueno, estoy de pasada, porque quiero repartir cariño y mis mejores deseos.
Te dejo un fuerte abrazo y me llevo este dulce, de aquí cerquita de donde estás sentada...un beso enooorme

Felipe Tajafuerte dijo...

Un bonito cuento, emocionante. Yo lamentablemente no tengo las ideas muy claras a este respecto. Por una parte me parecen muy laudables esas actitudes de amor, solidaridad y ejemplo para nuestros niños que lo tienen todo. Lo que ya no se si es muy ético tranquilizar nuestras conciencias a costa de hacer que estos niños necesitados atisben momentáneamente las ventajas de nuestro "paraiso". ¿Qué cuerpo se les quedará?.
También es probable que en algunos casos alimente el odio hacia nuestra civilización.
Por eso mis dudas.
Saludos

mar dijo...

Hola Luna
Precioso cuento lleno de solidaridad y buenos momentos.
Yo estoy segura de que todos los niños que vienen acogidos a pasar el verano junto a nosotros aprenden muchísimas cosas nuevas para ellos que de otra forma les sería imposible, y se abren a una nueva realidad tan desconocida y posiblemente tan atrayente que hace que se esfuercen cuanto pueden por lograr mejorar su vida.
Incluso creo que todo eso se podría mejorar si los adolescentes de aquí pudieran ir allí como voluntarios más a menudo y en mayor número de lo que pueden hacerlo en estos momentos. Ese intercambio de culturas les haría mucho bien a las dos partes
Felices Fiestas
Un besi

Jorge Ramiro dijo...

Esta bueno tener la chance de poder estar en internet y poder conocer paginas tan interesantes como estas, en donde se publiquen distintas reflexiones, ideales para pensar y volver a pensar. Desde hace rato quiero conseguirme promociones vuelos para ir con mi familia a Grecia y poder conocer la cuna de los filosofos mas famosos del mundo