CONVERSANDO:

Mi foto
Valencia, Spain
CONVERSANDO: para intercambiar ideas, opiniones, música, cuentos; estar con amigos. Podemos hacerlo en castellano, portugués y valenciano. Espero te encuentres cómod@.

miércoles, 15 de diciembre de 2010

TIENES QUE....


Entró en casa y se dejó caer en el sillón.
Era su sillón, el lugar en donde tenía su ordenador portátil a mano, el mando de la televisión, el revistero y la mantita de cuadros.

Se arrebujó en la mantita,
Que delicia sentir su tacto suave y su calorcito.
Hacía frío y además, como había pasado mala noche, estaba un poco destemplada.
Solamente al cerrar los ojos y reposar la cabeza en el sillón, cuando empezó a relajarse, se dio cuenta de lo cansada que estaba y de lo agradable que era estar allí, sola con sus pensamientos.

Le gustaba mucho estar sola con sus pensamientos.
Tal vez el echo de haber vivido en tantos sitios, le había acostumbrado a estar sola, durante muchas horas con sus pensamientos .
Era... bien cierto es, una soledad elegida.
Otras mujeres en su situación, se habrían apuntado a un sinfín de actividades, o saldrían con una pandilla de amigas a comer, a merendar, de tiendas...

Pero a ella le aburrían, con el tiempo cada vez más

Por lo visto no era fácil entenderla.
Tampoco se quejaba.

-Tienes que salir, tienes que hacer cosas, tienes que ir al gimnasio, hacer un curso de algo...
¿Porqué todo el mundo se empeñaba en decirle lo que tenía que hacer?
Ella a nadie les decía lo que tenían o lo que no tenía que hacer...

Empezó a coser.
Bueno, qué otra cosa podía hacer, era lo normal, si por normal se tomaba lo acostumbrado
Cosió muchas cosas, hasta que logró hacer cosas bonitas, aprendió sola...
Se sintió contenta de lo que hacía,
Muchas cosas eran para ella, para su casa, otras las regalaba.

Pero... no parece que era lo que esperaban, los que le aconsejaban que hiciera cosas.

Y lo dejó.

-Tienes que hacer algo...

Sonrió y sus ojos recorrieron la estancia...Había muchos cuadros colgados en las paredes... Le gustaba mucho la pintura, sobretodo el impresionismo.
Algunos de esos cuadros eran comprados, otros regalados y otros pintados por ella.

Ya hacía tres o cuatro años que no pintaba...
En una de las ciudades que vivió, decidió matricularse en una Escuela de Arte, concretamente en pintura.
Fue algo que le encantó.
Le permitía dar rienda suelta a sus sentimientos, a sus emociones, por medio de las formas y el color.
Progresaba rápidamente, porque además, le gustaba mucho.
Empezó regalando sus cuadros, enmarcados...otros se los quedó.

Pero... no parece que era lo que esperaban, los que le aconsejaban que hiciera cosas.

Y lo dejó.

-Tienes que hacer algo...

Escribir era otra de las cosas que siempre le había gustado.
Fue preguntado y poco a poco aprendió a manejar el ordenador...

Empezó a escribir.
Eso le supuso un gran aliciente.
Además era un gran reto, teniendo en cuenta su edad.
Y lo consiguió.
Allí vertía sus emociones, su ansia de saber, de aprender, de investigar y de contar cosas...
Fue muy gratificante, enormemente gratificante...

Pero... no parece que era lo que esperaban, los que le aconsejaban que hiciera cosas.

-Tienes que hacer algo...

Giró la cabeza.
Vio una foto de su madre.
-A ti si te gustaba todo lo que hacía, te importaba mucho...
-Normal, eras mi madre...

Una cascada de lágrimas surcaban su rostro...quedamente...silenciosas y mansas.
-Es la primera Navidad que no estás, mamá...cuánto te echo de menos...
Era la primera vez que lloraba desde el día 4 de julio...

Luna

9 comentarios:

Francisco Espada dijo...

Cuando falta la madre, además de situarnos en la primera línea de salida hacia la eternidad, es cuando definitivamente se rompe el cordón umbilical a la vida.

Medea dijo...

Mi querida Luna...si cosías y pintabas como escribes...eres capaz de hacerlo todo y muy bien pero me alegro de que lo uno te llevara a lo otro porque si te hubieras quedado cosiendo o pintando...nos habríamos perdido tus textos, tus cuentos tus historias y esto habría supuesto una gran pérdida para los que estamos esperando ...una nueva entrada...Nuestras madres...ayyyy Lunita nuestras madres, a las que siempre les ha gustado nuestra habilidad para unas cosas u otras. Esta Navidad...te gustara menos, incluso la lloraras, pero tus hijos y nietos le pondrán luces a tu estrella y ella estará contigo allí donde se encuentre, llena de luz para que tú la sigas sintiendo contigo.
Recibe todo mi cariño, un beso grande y sincero y un abrazo entrañable.

MARISOL dijo...

¿Sabes? me he sentido tan identificada que es como si lo hubiera escrito yo. Me gusta la gente pero valoro mucho mis momentos "conmigo"... Y será la segunda navidad sin mi madre. La echo de menos,mucho más de lo que nunca llegué a pensar.

Mª José dijo...

Estoy contigo Luna y estoy segura de eres capaz de hacer todo lo que te propongas
Me encanta lo que as escrito rebosa sentimientos, y en muchas cosas es como ver mi reflejo en tus palabras.
Que estas fiestas puedas disfrutarlas con quien te merezca (*.-)
Un abrazo inmenso

Carol dijo...

Querida Luna, no quiero que estés tristes porque si tú te pones así que eres la alegría personificada qué haremos los demás pobres mortales que no tenemos tu fortaleza y nos pasamos el día luchando contra la tristeza que nos quiere atrapar.

Comprendo tu dolor, amiga mía, porque lo he sentido en mi corazón, pero piensa que tienes muchos seres en este mundo que te quieren y tienes que ser fuerte por ellos. También por tí.

Me alegra que hayas puesto enseguida otro post, esto me da buena señal de que estás dispuesta a seguir para adelante.

Doy un abrazo muy fuerte y mucho cariño. Mucho cariño para Marujín.

LUNA dijo...

Gracias por la compañia, queridos amigos.
Todos tenemos momentos bajos...
Pero ya está.
Un besito a todos

Manuel dijo...

Querida Luna, no te imaginas hasta que punto te comprendo. Haz lo que desees y te haga feliz sin pensar en que le parezca a los demás, de esa forma tu madre seguirá estando orgullosa de tí y de paso nosotros seguiremos disfrutando de tus escritos.
Un beso y te deseo unos dias muy, muy "ocupados" con tu familia

CORDOBESA dijo...

Luna cuantas nos vemos reflejadas en este relato.
Nunca estamos totalmente solos, siempre estan nuestros pensamientos y recurdos con nosotros. Pero es buen tener nuestro tiempo invertido en algo que nos sea gratificante sin tener en cuenta si les parece bien o mal a los demas.
Me alegra que una de las cosas que sirvan para llenar esos ratos de soledad, sea el ordenador ya que de esa forma nos haces participe de tantas cosas interesantes como nos regalas en tus post.
Comprendo que estas Navidades, tengan una sombra de tristeza por la ausencia de tu madre, pero ella estará contigo en cada brindis que hagas con tu familia y desde donde este os mandara su bendición.
Un enorme abrazo amiga Luna y FELIZ NAVIDAD.

Pepe dijo...

Luna: Leyéndote, me he puesto triste, no he podido evitarlo. Es la primera Navidad que pasas sin tu madre, sé como debes de sentirte, porque yo es la cuarta que pasaré sin mi hijo. Efectivamente, tienes que hacer algo, aprender a vivir con lo mejor de sus recuerdos como si estuvieran a nuestro lado (que lo están). Sigue escribiendo pues así estarás haciendo algo: dar cauce a tus sentimientos y compartirlos de la preciosa manera en que lo haces, con amigos.
Un abrazo.