CONVERSANDO:

Mi foto
Valencia, Spain
CONVERSANDO: para intercambiar ideas, opiniones, música, cuentos; estar con amigos. Podemos hacerlo en castellano, portugués y valenciano. Espero te encuentres cómod@.

lunes, 30 de noviembre de 2009

VIVIR EN UNA GRAN CIUDAD ....


Como comentario a mi post anterior, una de mis amiga, Nancy, que es de Guatemala, termina el comentario diciendo: "Me gustaría saber lo que es vivir en una gran capital Europea"...
Así que dedico este post a mi querida amiga Nancy.

Nancy, vivir en una gran capital Europea, que yo dejaría solo en una Gran Ciudad Cosmopolita, como pueden ser Säo Paulo, Rio de Janeiro, Paris, New York, Chicago, Washington, Barcelona, Madrid, Milán, Lisboa, que yo conozco y me imagino, que con la demás, pasará igual.

Es vivir en un lugar de grandes contradicciones. De grandes contrastes...
Hay una oferta enorme de todo. Toda clase de sitios de Ocio, Deporte, Monumentos, Gastronomía, Cultura, Parques, Grandes Avenidas, Rascacielos, La más selectas calles dedicadas al gusto por las compras, por tener un marchamo de exclusividad, de lo selecto. Centros de belleza..Gimnasios donde rendir culto al cuerpo en toda gama de vertientes y modas...

Pero eso ocupa unas cuantas manzanas de la Gran Ciudad, y desde luego, no es donde pasas tu vida. Son sitios, donde vas ocasionalmente.

Ahí te encuentras a los ejecutiv@s con trajes impecables, gafas de sol y cartera de piel, hablando sol@, a voces, como si estuvieran todos loc@s, por el pinganillo de su teléfono móvil.
Entran y salen de altos edificios, donde en la puerta están coches, con el chófer trajeado, esperándoles con la puerta abierta.
Ejecutiv@s que almuerzan en restaurantes, donde se sigue hablando de negocios, sin perder ni un minuto la atención en la conversación, porque... es de negocios...

Tiendas muy exclusivas de todo lo que te puedas imaginar, para cubrir necesidades que la mayoría de gente no sabe ni que existen, ni que son necesarias.
Y hay que ganar mucho dinero para poder acceder a todas esas necesidades, que el tener dinero ocasiona...

Y mucha soledad.
Nadie conoce al vecino de arriba, ni al de enfrente...
Porque todos salen del garaje con sus coches. Porque todas las casas están blindadas, porque están llenas de esas necesidades que cuestan tanto dinero y que todos tienen...pero que los que no tienen le pueden robar...
Y mucha soledad.
Porque tienes que guardar unas formas, propias del estatus que ocupan.
Y mucha soledad.
Porque la espontaneidad es poca, porque todo está medido, porque no conviene decir demasiadas cosas. Las oportunas, las adecuada.

Y hay mucha gente, mucha.... Las distancias son enormes, empleas mucho tiempo y energías en llegar a cualquier parte.
Y cuando llegas, todo está lleno.
Te agobias, te pones nervioso.

Entras en el metro o cualquier medio de transporte público y nadie ve a nadie.
Todos en silencio, leyendo, oyendo música con auriculares o aprendiendo idiomas...
La gente entra, viaja, baja y nadie se ha fijado en cómo era el de su lado...

Me acuerdo que la otra vez que viví en Madrid (hace unos 10 años) una de las veces que fui en el metro, que dicho sea de paso, no me gusta nada, pensé: Cuántas personas se levantan al amanecer cojen el metro, vienen a Madrid, trabajan en una oficina, por la noche vuelven a subirse al metro, bajan, se van a su casa, cenan y se acuestan...y así toda la vida hasta que se mueren...Toda la vida han hecho lo mismo...una y otra vez...

Y hay mucha pobreza, muchos sueños truncados, mucha marginación.
Mucha gente que ha ido en busca de una vida mejor, y se ha quedado en medio de la nada.
Porque no hay nada más impersonal, más mecánico, más árido de afectos, de convivencia, de calor humano, que cualquier gran ciudad del mundo.
Y te sientes muy solo, en medio de mucha gente...
Y te sientes muy solo...

19 comentarios:

PaulyS dijo...

Mi Iaita!! cuanto se sufre en las grandes ciudades! Mi marido siempre me marca que cuando voy en el Metro voy mirando la gente, que eso queda mal acá, pero yo no puedo, es que veo a cada uno y me imagino sus vidas, como la mayoría son inmigrantes imagino que recuerdan sus lugares, sus afectos! En mi barrio en La Plata conocía a todos los vecinos, tomabamos mate en la vereda, saliamos de recorrida las nochebuenas, los sabados a la tarde, recuerdo el primer dia de guarderia estaban esperando para saber como le habia ido a mi hijito.Eso no tiene precio.Un besote!

Stella M. Alonso dijo...

La vida es igual en todas las grandes ciudades, y todos sus habitantes nos parecemos.

Todos corremos y no sabemos bien porque y hay sueños rotos por todas partes.

Vir dijo...

que buena descripción luna!
abarca todos los ángulos, desde lo geográfico hasta lo social
el tema es que la gran ciudad se parece en todas partes y hay cosas buenas mezcladas con las malas
la miseria y el lujo se encuentran siempre mirándose a la cara en todas partes

beso grande!

LUNA dijo...

Si Pauly, sabes que yo llevo 19 traslados en España, mas los que hice en Brasil.
Es mucho mejor la vida en sitios más pequeños
Es más humana, todos se conocen, se saludan, se interesan, se ayudan, quedan para merendar...nada que ver, por Dios...
De buena gana me iria a vivir otra vez a provincias...
Pero bueno, el trabajo obliga...
Un besito

LUNA dijo...

Stella, e una verdad enorme.
Todos tenemo prisa...y así corriendo, se nos va la vida.
Conforme me hago mayor, doy más importancia alas relaciones humanas, al contacto con la gente, con mi gente...
A poder hablar tranquilamente, reirme, ir con amigos, estar con los mios...
Todo llegará...
Un besito

LUNA dijo...

Vir, es verdad, el mayor problema de las grandes ciudades es la prisa y la soledad.
La falta de contacto y por ende la falta de solidariedad....
Y todas son iguales.
No me gustan.
Para pasar unos dias, bien, pero para vivir, en absoluto...
Un besito

norma dijo...

Lo único que extraño de un lugar populoso es que tenés todos los espectáculos a la mano ya sean teatros, cines, recitales, museos etc, por lo demás no cambiaría mi casa en las afueras por vivir en un lugar tan abarrotado de gente como una gran ciudad, acá en Argentina la Capital Federal es un hormiguero de gente también.
Un beso.

Nancy dijo...

Luna, me siento muy feliz y honrada de que te moviera una nueva entrada el comentario que te hiciera. Me ha encantado tu forma de describir las cosas, y veo que quienes viven en grandes urbes coinciden. Acá no difiere tanto... pero es un poco más "amacondada" la situación. Quizá no hay comparaciones. Pero hay un abismo entre lo que es la vida en esta pequeña capital...pueblón con delirio de grandeza... capitanía general trasnochada.. y los departamentos, donde hay más autenticidad y la vida transcurre a otro ritmo.
Estoy más que feliz por tantas sorpresas recibidas este fin de semana que voy a dormir como ángel y seguramente mañana me levantaré con toda la energía del mundo para vivir la vida al máximo.
Besos y apapachos, muchos.

* El noi senzill! ^^ * dijo...

Esa es una de las razones por las que me siento feliz de vivir en dónde vivo. Si bien en mi ciudad hay más de 8 millones de habitantes todavía no llega a ser como esas ciudades de las que hablas :)

Y por eso en vacaciones suelo salir de aquí e ir a las pequeñas ciudades y pueblos del interior de mi país, dónde todavía se pueden ver y sentir en cada lugar las cosas simples de la vida, las que no son mecánicas y se hacen espontáneamente y con el cariño que solo una mano humana puede dar :)

Saludos!!!

María dijo...

¡¡Hola LUNA, bonita!!

Me he acercado a tu casa de la gran ciudad, para que esa soledad de la que hablas, lo sea menos.

Realmente, yo soy de las afortunadas que vivo en un lugar pequeñito. Recuerdo cuando nos trasladamos por razones de trabajo, que teníamos las dos opciones, vivir en una ciudad mediana, yo vivo en Galicia y aquí no hay enormes ciudades, o en un lugar pequeño, y yo siempre lo tuve clarísimo, pequeño.

La calidad de vida no tiene absolutamente nada que ver. Yo viajo ocasionalmente por cuestiones de trabajo, a Madrid y nunca dejo de pensar lo difícil que debe ser manejarse allí, con los niños.

Mis hijos van y vienen sólo al colegio, salen solos con sus amigos, las compras son rápidas y si bien las opciones de ocio, educación y deporte son limitadas, se compensa con creces con la sensación de cercanía y tranquilidad que te da el vivir así. Siempre puedes desplazarte ocasionalmente a un teatro o un gran centro comercial de la ciudad, si lo necesitas.

La soledad, por desgracia existe en todas partes, en los lugares grandes y en los pequeños, pero es verdad que siempre es más fácil encontrar esa cara amable y conocida, en uno pequeño.

Me ha gustado LUNA, de verdad.
volveré a verte, ojalá tú no estés sola.
Seguro que no, me pareces alguien muy expresiva.

Muchos besos.

Manolo Jiménez dijo...

Viví seis meses en Madrid y contaba los días que faltaban para marchar, materialmente temía un calendario de "despedida del infierno".

Ahora vivo en un "pueblo" de 17 habitantes y soy la persona más feliz del mundo.

Entre medias hubo otros lugares cada vez más pequeños. Volver a cualquiera de ellos supondría un paso atrás en calidad de vida.

Abrazos.

Tesa dijo...

Por eso cuando pude elegir dónde vivir, después de unos cuantos traslados, elegí Barcelona, pero un barrio que todavía conserva el aíre de un pueblo.

"Poble Nou" tiene la playa a un paso, está lleno de pequeños comercios donde comprar y dónde nos llamamos por el nombre, cafés, fruterías, pescaderías y también grandes cadenas... No tenemos coche, por fin.

...los vecinos mayores, que se conocen de toda la vida, toman el sol y se reunen en las glorietas de la Rambla...

Hay gente de todos los lugares, mi masajista Yin me da dos besos cuando voy a que me brinde sus servicios, y nos paramos a hablar cuando nos cruzamos en la calle.

Tengo la ventaja de vivir en una ciudad cosmopolita con la esencia de un pequeño lugar.

Lo confieso, no podría vivir en un pueblo pequeño, mi ciudad favorita es New York

Me encanta cómo lo cuentas, Sigo por aquí un ratito.

Nací en Madrid, pero me parece una ciudad pensada para los coches, demasiado ruidosa, grande, caótica y desordenada. Aunque cuando voy a ver a mis hijos disfruto de sus museos y de su luz.

Muchos besos

CAS dijo...

Creo que lo que necesito por sobretoda las cosas es sentirme ALGUIEN, y seguramente eso se puede percibir más en un lugar pequeño como una ciudad pequeña o un barrio, que en los centros de las grandes urbes. PERO QUE LINDO ES ANDAR DE PASEO POR ESOS SITIOS!!!! En fin que todo tiene su lado bueno.

mar dijo...

Hola Luna.
Aunque creo que tienes razón en algunas cosas en otras estoy en desacuerdo.
Yo soy de ciudad y hace veinte años me mude a un pueblo cercano más pequeño unos cuatro mil habitantes, buscaba eso de lo que hablas, cercanía, compañerismo, tranquilidad, etc.
Hoy en día puedo decir que nada de eso resultó ser cierto, para hacer compras tienes que desplazarte porque o no hay o los precios son prohibitivos por la poca competitividad, no hay servicios para la juventud ni extraescolares o deportes que puedan practicar los niños, los transportes insuficientes lo que te obliga a mantener un vehículo para cada uno, y la gente no ha resultado cercana ni familiar en el trato.
Quizá sea que he tenido mala suerte pero después de veinte años me planteo volver a la ciudad donde me sentía más en familia aunque fuera unicamente con los cercanos.
Un beso de Mar

tag dijo...

Hola Luna,

Ayer cuando escribi un comentario en tu post sobre lo que vemos por la ventana, no se me escapó el detalle de la señora pobre, que pedía y nadie la veia.

Es cierto que en las grandes ciudades hay muchas diferencias sociales, la gente va muy deprisa, la de un cierto nivel economico suele ser eogista y no reparan en esos mendigos que aguantan horas a la intemperie con frio y lluvia, esperando la caridad del projimo.

Pero en tu post de hoy he percibido mucho más. Este ultimo traslado no te está sentando muy bien, pareces a disgusto, y la palabra soledad, mejor dicho
"Mucha Soledad" la repites en tu descripción de lo que es una gran ciudad, como Madrid.
Y terminas diciendo que te sientes muy solo....

Me preocupas ¿ehhhh?
Es la primera vez que te oigo hablar en un sentido negativo de las cosas y de las circunstancias que te rodean.

Te he tomado mucho cariño, y no quiero que te sientas sola, ni que estes triste, ni "sompa" que decía mi madre.
Cuando vuelvas de tu viaje a America, voy a ir a tomar contigo ese cafe de Starbuck que tenemos pendiente y charraremos de todo y nos reiremos de todo.¿vale?

Un beso muy fuerte

thot dijo...

Tu amiga Nancy se podrá dar una idea bien clara de como es una gran urbe. De todas formas te he visto muy negativa y no me gusta. Espero que todo vaya bien.
Un abrazo enorme.

Carol dijo...

Una descripción perfecta de una gran ciudad Luna. Creo que las personas se mueven más por sus barrios, compran en tiendas cercanas a su domicilio, aunque de vez en cuando les guste visitar el centro de la ciudad.

Hoy conocer a los vecinos es difícil y tener relaciones de vecindad mucho más porque todos vamos con prisas y tenemos la vida muy marcada por la agenda, aún así no estaría mal reunirse los vecinos aunque fuera una vez al mes para conocerse un poco mejor.

Yo, afortunadamente, tengo unos vecinos maravillosos y aunque no tengo mucha relación somos de los que si hace falta un favor aquí estamos, echar una mano en lo que haga falta, que ya ha ocurrido.

No somos vecinos de esos que están todo el día pendiente de lo que hace el otro algo que aunque no hagas nada criticable es pesado de llevar.

La soledad a veces también se siente en los pueblos pero soy de las que opinan que en todas partes hay personas buenas y las mejores amistades son las que más se tardan en hacer, como una planta que crece despacio pero fuerte y hermosa.

Tú, tal como eres enseguida harás buenas amistades porque cualquiera que te conozca verá que sobre todo que eres de fiar y sincera en tus afectos, muy pronto tendrás buenas amigas, apuesto lo que quieras, hay muchas personas deseando encontrar a alguien así.

Un beso enorme Luna.

LUNA dijo...

Creo que todos los que conocéis una ran ciudad, habéis estado de acuerdo con la descripción que he hecho.
No hay otra posible.
Gracias por esar ahí. como siempre.
Un beso muy especial.

Isabel Estercita Lew dijo...

Hola Lunita, sabés que yo también me mudé varias veces y entre Sao Pulo y Buenos Aires, la primera mucho más poblada que la segunda, en ambos lugares tuve la suerte de vivir en barrios y conocer a mis vecinos, y conversar con muchos de ellos. Pero en otros barrios no es así, es todo muy impersonal, y realmente no me gusta.
En Buenos Aires, algunos barrios, aunque muy pocos aún mantienen esa cosa tan preciada de relacionarse con el otro.
De todas formas en la mayoría de las metrópolis es tal cual nos relatás.



Besos Lunita linda

Estercita