CONVERSANDO:

Mi foto
Valencia, Spain
CONVERSANDO: para intercambiar ideas, opiniones, música, cuentos; estar con amigos. Podemos hacerlo en castellano, portugués y valenciano. Espero te encuentres cómod@.

martes, 8 de febrero de 2011

LOS JUEVES LITERARIOS - esta semana ... BESOS


-¡Eres tonta!!!!!
-¡Mamá!!!!!
Un estruendoso portazo terminó la conversación, antes que la madre pudiera contestar.
-Siempre estáis igual...Blanca, por favor...
-Mamá, si no he hecho nada...
-No, si ninguna de las dos hace nada nunca y siempre os estáis peleando.
-Es que Laura está muy tonta mamá...
-Y se pinta...bueno me ha salido sin querer, que no quiero ser una chivata.
-Lo sé Blanca, me pidió permiso.
-Pues yo también me quiero pintar.
-Maquillar, Blanca, se dice maquillar...pintar, se pintan las paredes.
-Pues eso, me quiero maquillar.
-Cuando tengas la edad de tu hermana, también podrás hacerlo.
-Caray, ¡siempre puede hacer las cosas interesantes antes que yo!
-Es que ella nació antes que tú.
-Pues yo quería nacer antes que ella...
-Bueno Blanca que nadie elige cuando nace...
-Venga vete un rato a ver los dibujos animados al salón.

Sirvió en una bandeja un vaso de leche fresquita, unas galletas integrales, una servilleta y el azucarero de azúcar moreno.
Mientras subía las escaleras, una sonrisa se dibuja en sus labios...

-Laura, ¿puedo pasar?
A la par que decía esto, abría la puerta.
No le gustaba la manía de cerrar las puertas, pero bueno, procuraba mostrar respeto por la intimidad de la niña.
Pero su casa siempre había sido de puertas abiertas y así debería seguir siendo.
-Pasa mamá.

Laura estaba sentada en la cama, con los brazos rodeaba sus piernas, apoyando la barbilla en las rodillas.
Estaba atravesando ese período de la vida en que todo parece tan complicado...
Pero para los demás, tampoco era fácil.
-Dios mio, si mi madre me oyera, me diría eso de:
-"Hija, son cosas de la edad...."
Ella siempre contestaba lo mismo.
-Mamá me dices esto desde que nacieron las niñas...¿Cuándo se acaba?
-Nunca hija, nunca, un hijo es hijo mientras tú estés viva....
Si, era verdad.
Blanca con sus temas y Laura con los suyos.
-Hija, ¿has estado llorando?
Laura se pasó el dorso de la mano por los ojos, como si quisiera borrar cualquier huella.
Pero el efecto, fue contrario.
Un llanto empezó a sacudir el cuerpecito de la joven.
-Mamá, ¡me siento tan desgraciada!!!
-Por favor, hijita, no digas eso ni en broma, ¡tú que sabes lo que son desgracias!
-Estás bien de salud, eres muy hermosa, vas bien el los estudios, tienes todo lo que razonablemente se puede tener, una família que te quiere mucho...
-Ya lo sé mamá, ya lo sé y eso me hace sufrir todavía más.
-Vamos a ver hija, tranquila, cuéntame qué te pasa.
-Es que... ayer vi a Alberto besar a otra chica.
-¿Alberto?
-Si, mamá un chico que viene mucho por el instituto, aunque ya está en la Universidad y que me gusta mucho, mucho...
-Me dijo que me quería, que estaba enamorado de mí, que quería que saliéramos...
-Y todo eso me lo dijo en su coche...
-Y me abrazó y empezó a besarme muy fuerte y me asusté y me marché del coche.
-Y claro, hoy estaba con otra chica que seguramente no hizo el ridículo como yo...

Maruja mira al cielo y se muerde los labios para no decir lo que le pedía el cuerpo...Tenía que controlarse, era la adulta y tenía que demostrarlo.
-Y ¿qué edad dices que tiene, ese Alberto?
-Veintidós mamá, y es tan guapo...
Un hondo suspiro, mientras le acaricia el pelo y le dá besitos como cuando era una niña...
Mira hacia arriba y masculla...
-Mamá, ¿cómo era eso que decías de la edad...?
-Ya está mi amor, no llores, vamos a hablar...

Más besos en Casa de Gus

38 comentarios:

Primavera dijo...

Un hermoso relato, tierno y a la vez real de la epoca de la adolescencia que sufre su primer desengaño viendo como el que quieres esta besando a otra, duro..lo bueno de esta historia que se lo cuenta a su madre, hay tantas que no cuenta absolutamente nada, prefieren a las amigas porque se creen mas comprendidas...grave error.
Primavera

cabopá dijo...

Alberto o Alfredo, besan y besan sin saber que los besos dejan huellas, a veces unas huellas muy profundas...
A propósito de besos, yo como siempre te mando besicos incluidos los de los jueves literarios...
Más besicos.

Virginia Prieto dijo...

bellisimo tu relato y muy vívido.
me encanta tu forma de narrar

beso muy grande

Recomenzar dijo...

Que época ..Y te cuento.. a veces me siento como ese tiempo,de magia de cosas de desvelos y de rosas.De azúcar morena y galletas integrales llevadas a la cama..mientras florecen los rosales.

Besos untados de azucar morena...

LUNA dijo...

Si, Primavera, seguramente si hubiera recurrido a las amigas, el consejo hubiera sido distinto...
Pero, creo que no podemos elegir...
B esitos

LUNA dijo...

Cabopá, efectivamente, nunca conocemos el alcance de nuestros actos...
Besitos para ti también.

LUNA dijo...

Gracias, muchas gracias Virginia, eres un incentivo importante para segir escribiendo, gracias, querida amiga.
Besitos

LUNA dijo...

Tata, pues... ami como que no me gusta esa etapa donde todo era un sufrir... la adolescencia...
No, no me cambio...
Besitos, princesa.

Medea dijo...

Supongo querida Luna que algo así habrás vivido cuando describes en tu relato la situación que se ciñe a los sentimientos y el abrazo en un momento determinado. Me ha traído recuerdos...recuerdos doblemente, porque esta situación la he vivido desde los dos lados, fue indispensable en su momento el abrazo y cariño de mi madre y creo que lo fue cuando como madre consolé a mi hija. Esos fueron abrazos sentidos besos desde el corazón en el momento del consuelo. Un beso grande de amiga.

Mary dijo...

Hermoso relato!!!!!! Me encanta como lo narras!!! Pobre pequeña, comenzó a sentir las desdichas del amor, un mal comienzo pero seguro un desenlace mejor aconsejada y querida por su madre!!! :0) Besos luna!!!

Celia dijo...

Luna ¡Es precioso el relato! Y tan bien historiado, que, vamos, que, me metí en la casa. Me sentí de lleno en medio de las conversaciones.
Un aplauso para ti.

MARISOL dijo...

Luna, que bien relatas las cosas cotidianas, haces que las viva. Qué frágil el corazón de las niñas en su primer amor! Y nunca faltan Albertos que los rompen. Supongo que sucede para que luego sean más fuertes, pero... duele tanto verlas llorar!
Como siempre, una delicia. Muchísimos besos.

Carol dijo...

Exquisita sensibilidad y delicadeza has volcado en este texto que recuerda situaciones que se dan en la vida.

Los besos son muy importantes y siempre hay que darlos con el corazón y sin frivolidad...pero no todo el mundo lo hace así, riesgos que hay que correr en el amor.

Besos sinceros y amistosos para ti querida Luna.

San dijo...

Luna real como la vida misma, no importa que sean chicas o chicas esas edades que los mayores dicen que se pasan, es cierto se pasan y la pena es que la frescura de sus primeras experiencias tambien.
Linda histora tierna y dulce.
Besos.

Any dijo...

Como consolar a un/una adolescente? En esa época parece que el mundo se viene abajo en un instante, suerte que la capacidad de recuperarse es igualmente vertiginosa. Muchos desengaños vendrán después, pero el primero queda grabado en nuestra memoria.
Ojalá todos los padres se tomaran el tiempo de charlar con sus hijos y supieran elegir las palabras exactas para aliviar corazones heridos, como la madre de tu relato.
un beso

María dijo...

¡¡Ay, Dios mi querida MARU, qué miedo me da cuando leo estas cosas!! :-)

A mi me pilla el tema en plena faena jajaja.

Ya sabes que yo tengo una Laura en casa, menos mal que la mía, es más dura que la tuya e incluso bastante más que su madre...Pero es cierto, que viven en un mundo dramático y tremendo sin serlo en absoluto. Su realidad está tan distorsionada que ven fantasmas donde no los hay y cuando tienen el verdadero peligro ante ellas, ni lo ven.

Yo tengo una única suerte en este terreno, no se me ha olvidado lo que yo sentía cuando era como ella y por eso, aun cuando a veces es una verdadera cruz su absurdo comportamiento jajaja sí que me digo...

¡¡Cosas de la edad!! ¡¡yo hice lo mismo y estoy aquí vivita y coleando!! así que ella que es más lista que yo...¿por qué no va a hacer lo mismo y salir adelante de sus tribulaciones?

Me ha encantado tu diálogo...¡¡tan real como la vida misma!! quizá si me permites una pequeña crítica, tu Laura un poco más ingenua de lo que suelen ser hoy a su edad...parece una flor del pitiminí y este mundo no tiene piedad con esas niñas, así que deseo que tenga una súper MARU a su lado siempre para protegerla, enseñarla y para sacarle los ojos al berzas, que se atreva a hacerle daño:-)


Mil besos mi querida MARU, que tu finde sea tan precioso como tú.


Muaaaaaaaaaaaaksss, guapísima.

ATALANTA dijo...

Real como la vida misma, ¿quien no ha llorado por amor? que levante la mano.

Ósculos fraternos Luna.

alfredo dijo...

Otro extracto de la vida, que viene muy bien para ilustrar el tema de este jueves.

La adolescencia y sus devaneos, son la esencia de la juventud, que deja huellas inborrables en sus protagonistas (mamás incluidas).

Entretenido y preciso diálogo.
Besos

Carmen Andújar dijo...

Lo difícil que es la adolescencia, ni uno mismo se entiende, imagínate los demás; pero siempre, supongo, la experiencia es una grado, se aconseja y ellos haran lo que crean conveniente; aunque a veces se hace más caso a las amigas que a los padres,y con eso hemos de convivir.
Un abrazo

Gastón D. Avale dijo...

Muy real el realto... me encantó, tiene todo lo que necesita un buen beso....

LUNA dijo...

Medea, no no lo he vivido, personalmente, pero bueno, es tan cotidiano...que no resulta dificil imaginarlo....
Gracias por tus palabras.

CORDOBESA dijo...

Luna como me gustan tus relatos, son tan reales que en todos ellos no vemos de una manera u otra reflejado.
La dolencia es una etapa durilla de pasar, para la jovencita que no sabe muy bien lo que quiere y para la familia que se tiene que armar de paciencia y compresión.
Como siempre fue un placer leerte.
Un abrazo y buen fin de semana.

LOLI dijo...

Me ha encantado,ojala mis peques me cuenten sus tribulaciones,el mayor no lo hizo... :(
Tampoco yo lo vivi,nunca me preguntaron que me pasaba.
He disfrutado leyendolo,me encantan tus relatos.

BESAZOS MILES ;)

Juan Carlos dijo...

Conozco la experiencia, aunque como padre un poco en segundo plano. Me gusta la manera en que lo has tratado, con el conflicto con la hermana, la confesión que hace la chica, la ternura de la madre.
Un beso, amiga.

CAS dijo...

Has relatado este episodio tan cotidiano, tan que nos toca cerca y nos emociona, de una manera tan tierna, fresca y natural.... una delicia hoy más que otros días, leer algo que conmueve como madre y como hija, como mujer al fin y al cabo, en esa debilidad que nos provoca el amor (y los besos, claro!!!)

besos para tí, mi reina.

Ricardo Musso dijo...

Excelente relato de las vicisitudes en el camino a la expresión de nuestra sexualidad.
¿Cuánto de él les queda por recorrer a esas niñas?..., y en el trayecto, los “encantos y desencantos” serán normales, y esperables!.

El maquillaje puede ser la “antesala a los besos”, y éstos, a otras experiencias para las cuales esa madre debería estar preparada a aceptar y conversar con naturalidad; ya que ni uno ni los otros encierran los riesgos de resultados no deseados en el desempeño de esa capacidad tan maravillosa que poseemos.

Felicitaciones amiga Luna.

Besos.
Rik

Inma Brujis dijo...

Y como duele!!! se te rompe el alma, se te abren las carnes y te quieres morir.
Y nosotras como madres que somos, tenemos que decirlas que no se preocupen que hay muchos chicos, que este no es el fin del mundo, pero nos acordamos de cuando nos dolía a nosotras y sabemos que por más que digamos, nada, excepto el tiempo conseguirá mitigar su pena.
Un beso

Mar dijo...

Luna,
tu texto es muy dulce, es muy tierno... ¡qué bien que esa hija se acerque y se abra a la madre! Es muy difícil hacer confidencias de ese tipo a una madre.
Ojalá las cosas fueran así de fáciles como en tu texto, porque aunque sí tenemos la pelea entre hermanas y la adolescente que sufre de adolescencia y enamoramiento... pero todo parece volver a su cauce. Final feliz, al menos para este texto, para esta familia que aquí nos traes. Bien.
Un abrazo

teresa dijo...

Luna, madre mía..... te estaba leyendo y me veía hace años en la misma o parecida situación. Siempre he pensado que nuestra generación es la mas adaptable que ha habido nunca, nos educaron de una forma y tenemos que hacerlo de otra totalmente distinta. Un relato fantástico. Un fuerte abrazo querida amiga.

rosa_desastre dijo...

Lo que daria una madre porque los besos de sus hijas nunca se mezclaran con las lagrimas...
Que menos que ser su refugio y escuchar, siempre escuchar antes, durante y despues del abrazo.
Un beso

Ana Tapadas dijo...

Relato maravilhoso pleno de afectos e de iniciações frustradas, mas cheio da confiança e do carinho maternal.
Beijo e boa semana.

María dijo...

¡¡¡BUENOS DÍAS, GUAPÍSIMA... PORQUE HOY ES HOY... NADA MÁS!!!... No te vayas a pensar ¿eh):-)

Muaaaaaaaaaaaaaaaaaakss ¡¡feliz semana MARU!!

O Curinga dijo...

Bem interessante seu relato, tem-se a impressão de estarmos inclusos nele.


abrços ricardo

LUNA dijo...

Gracias, queridos amigos, por vuestra compañia, por vuestros comentarios, tan cariñosos y cercanos todos.
Es un placer teneros como amigos.
Gracias.
Besitos

impersonem dijo...

Bueno, es la vida y sus afectos y sus conflictos emocionales y una madre que está atenta y al lado de su hija... como siempre están las madres.

Besos.

maria jose moreno dijo...

Perdona Luna que llegue con retraso a leerte, pero ya estoy aquí y además me he sentido tan identificada... Aun siento el estremecimiento que sentí cuando vi a mi hija besarse con un chico en la Feria. No sabía donde meterme pero sentí que comenzaba a perderla, luego pensé en lo que habría significado ese beso para ella y lloré, ya no era mi niña pequeña.
Un beso

Mª José dijo...

Siempre hay una parte en tus relatos, que parecen mi vida, la naturalidad es la mejor forma de expresar, por eso nos contagiamos con tus letras
Feliz fin de semana
Besos de colores creativos

Ceci dijo...

Que facilidad tenes Luna para abordar estos temas de la vida cotidiana. Y con que gracia y emotividad lo haces!
Yo siempre digo que no me gustaría volver a ser adolescente, la verdad es que se sufre mucho por los chicos, amores frustrtados. No es que en la adultez no se sufra por esas y otras cosas, pero el de la adolescencia es especial.
Un besote y perdón por el retraso en pasar, pero es que estuve ausente unos cuantos dias