CONVERSANDO:

Mi foto
Valencia, Spain
CONVERSANDO: para intercambiar ideas, opiniones, música, cuentos; estar con amigos. Podemos hacerlo en castellano, portugués y valenciano. Espero te encuentres cómod@.

domingo, 29 de agosto de 2010

HACE MUCHOS AÑOS...CUANDO EMPEZABA EL CURSO...


Cierro los ojos, vuelvo al pasado...pienso en las sensaciones que vivía, cuando volvía a empezar el curso, en el colegio.
Tenía mariposas en el estómago.
Me gustaba ir al colegio

Había crecido, el uniforme, seguramente, lo tendían que comprar nuevo.

Me veía muy guapa y "mayor".

Falda azul marino a pliegues y tirantes, camisa blanca con el cuello de puntas redondeadas, un lacito azul de seda a modo de corbata, calcetines blancos y zapatos negros.

Entonces me peinaban mojando el peine en agua para que quedara bien definido el peinado.
Llevaba una melenita por los hombros, raya, bien recta, al lado y un recogido al lado contrario de la raya, sujeto con un lazo de seda azul marino, por cierto bastante grande. A ese lazo le llamaban en casa ,"pirri"...

Documento testigo de ello, una foto, sentada en un pupitre, sonriendo, con una foto del mapa-mundi detrás...

Me recomendaban que procurara no ensuciarme y, al sentarme, que me sujetara los pliegues de la falda, por la parte de detrás, para no arrugarla.

Mi madre me llevaba y traía de la mano todos los días.

Pero lo más emocionante era el día que teníamos que ir a comprar las "Lista". Era el material escolar.

Siempre me parecía corta.

Entraba en la papelería, de la mano de mi madre, y notaba ya ese olor especial. A libretas, libros, gomas de borrar, lápices, todo emanaba un aroma de limpieza, de pulcritud que todavía recuerdo cuando entro en una librería.

El dependiente iba dejando, delante nuestro, todo el material, cuidadosamente apilado, y separado.
Aquí los libros, aquí los cuadernos, los lápices, sacapuntas, regla, material de dibujo etc.
Era como un ritual, y yo lo miraba con admiración...

Luego, a casa.
Y ahí venía la parte más interesante.
Todos los libros se forraban meticulosamente con plástico transparente.
La segunda parte era la de las etiquetas adhesivas.
Bien rectas, centradas y con mi nombre, curso y clase, con una letra redondilla inmaculada.
Que nervios... que no me saliera torcido...

Se sacaba punta a los lápices y se arreglaba el estuche.

Se metía todo en la cartera...
Era un ritual.

Cuando empezaba los cuadernos, procuraba tener las manos limpias, y que la letra me saliera muy bonita, sin torcerme y toda del mismo tamaño.

Primero la fecha : Säo Paulo, 3 de janeiro de ...
Y luego mi nombre, curso y clase.

Luego en medio, el título de la asignatura.
Por debajo, con la regla se subraya.

A empezar.

Bueno, pues hoy estrenan muchos niños, un nuevo curso.

Quiero unirme a ellos y sentir, nuevamente, todas esas sensaciones.

Oler el perfume de nuevos libros que leeré.

Escribir en mi libreta de propósitos, con una letra paciente, bien hecha, todo lo que me marco como metas y tareas para el año.

Dibujar con mis lápices de colores, los paisajes que me harán sentir tranquila, relajada y feliz.

Dibujar unas tarjetas, que mandaré a mis amigos, diciéndoles que los quiero.

Me aprenderé canciones nuevas, para cantarlas cuando esté triste.

Procuraré no enfadarme con nadie.

Y cuando juegue no hacer trampas.

Y en el recreo... me sentaré al lado de .... que me gusta, pero disimulando...ssshhh

39 comentarios:

Siberia dijo...

Me encantó el post. Me hiciste regresar a mi propia niñez, parecida en tantas cosas a la tuya, en otras no, pero eso no importa. Lo importante es el recuerdo de esas vivencias tan especiales y diferentes que da la niñez.

Neogeminis dijo...

Qué lindos recuerdos!...también a mí me encantaba el olor de los útiles nuevos y la incomparable sensación de estrenar libros y cuadernos!

Habrá pasado el tiempo, pero, mientras recordemos, algo de esa magia perdurará.

Un abrazo!

Francisco Espada dijo...

La memoria nos hace revivir los hechos pasados como las viejas fotografías en blanco y negro de la caja secreta; allí todas nuestras vivencias, en ella toda nuestra historia. ¡Qué hermoso es recordar y revivir los colores y los aromas!
¡Ponte de nuevo el "pirri", seguro que estarás de nuevo radiante!

gustavo dijo...

HOLA, AGUELA...
AL PARECER DEBO DE SER MAYORRR
¡¡¡EL ESTUCHEEEE¡¡¡
LA PLASTIFICACION DE LOS LIBROSS¡¡¡¡
DECIDIDAMENTE DEBO DE SER YA MAYOR¡¡¡¡
AHH, Y CON TODO EL RESPETO...AUN NO HAN EMPEZADO LAS CLASES¡¡¡
MIL BESOS, AGUELA.

Ana Tapadas dijo...

Que ternura de post...também me vi no passado, rua acima, bata branca de formato obrigatório; cheiro de livros novos...Ah Luna, como voa o tempo! Quis o destino que todos os anos recomece, ainda, a Escola - se bem que com alunos maiores. Adoro o que faço.
Beijo

LUNA dijo...

Siberia, gracias por tus palabras.
Efectivamente todas las épocas de principio de curso son parecidas.
Con ilusiones, con expectavivas de cosas nuevas.
Un beso.

LUNA dijo...

Neo, cariño, como le digo a Siberia, son recuerdos parecidos.
Nuevas ilusiones, nuevas cosas a estrenar, amigos que ver nuevamente, amigos nuevos ...

Es un mundo muy especial.
Un besito, querida amiga.

LUNA dijo...

Francisco, si, viejas fotos en blanco y negro, recuerdos, efectivamente....

Todo forma parte de nuestra vida, de nuestro pasado, los cimientos de nuestro presente.

Un besito

LUNA dijo...

Gus, no eres mayor, eres GRANDE!!!!!!!!!!!!!!!!!

Bueno, es que sigo en USA, y como he visto a mi nieta mayor preparar sus cosas para el cole,,, pues me han venido estos recuerdos.
Un besito

LUNA dijo...

Aninha, querida amiga....
É assim é. Todos cada ano, a mesma rotina. mas cheia de novas ilusöes...

jajajaja É verdade, você cada ano prossegue começando novamente o ano escolar.

¿Ainda se nota nos jóvens essas sensassöes?
Um beijinho, amiga.

tag dijo...

Hola Luna,

Enhorabuena por esa memoria privilegiada que tienes. Yo ya no me acuerdo de mis dias de cole, solo recuerdo los de mis hijos, que hacen menos años.
Y me acuerdo de los Corty-coles.
Jaja, sin pretender hacer propaganda de los grandes almacenes, pero me encantaban esos puntos que daban al comprar los libros y el materia escolar que luego los canjeabas por regalitos.
Madre mia, que tiempos.
Como olía todo a nuevo, los lapices, las gomas de borrar....

Me ha encantado hacer memoria de aquellos comienzos de curso.

Un besito.

Ricardo Musso dijo...

Que bellos recuerdos y homenaje a los estudiantes que comienzan hoy su ciclo.

Yo recuerdo que para forrar libros y cuadernos, utilizaba un papel azul oscuro que tenía un relieve que parecía una tela de araña; se le llamaba "papel araña".

Me gustó mucho Luna!.
Gracias.

Besos
Rik

CAS dijo...

Luna, lunera, cascabelera... comenzar, iniciar, recomenzar... palabras siempre alentadoras.
Cuando abro el portafolios para llevar documentos sigo sintiendo ese olor tan especiale de los útiles escolares.
Un abrazo y a sacarle punta a los lápices de colores y pintar.

LUNA dijo...

Tere, cariño, ¿todavía en la playa?
Sí el principio de curso de mis hijos también lo vivían y lo vivía yo, con mucha ilusión.

Claro que me acuerdo de los Corty-Coles y de los vales para las atracciones de la tienda de Nuevo Centro....

Hay cosas que no se olvidan.
Un besito grande, carinyet.

LUNA dijo...

Hola! querido Ricardo!!!!!
Eso es igual en todo el mundo.
Si, aquí en España, también he visto que forraban libros con un papel azulón o de color café con leche....

Daba igual, eran las mismas ilusiones.
Un beso, amigo.

LUNA dijo...

Queridisima Cas ¡Vaya cambio de imagen! Bueno eso si que es renovarse de cara a la primavera....

Me gusta mucho, tanto el avatar como la nueva imagen del blog.
Enhorabuena.
Un besito...

Por cierto, a mi ese olor tambien me gusta...

Isabel dijo...

El problema es que hoy en día los niños no ven la escuela así, ni piensan con ilusión en ella. El día de comienzo es un día triste y aburrido para muchos y poco podemos hacer los que intentamos hacer de sus días en el colegio algo para recordar.
A la larga, claro que lo hacen con nostalgia. Besitos, lindos recuerdos.

alfredo dijo...

¡¡Estrenar!! sería la expresión de resume muchas de esas emociones.

Esa primera página, el primer apunte, con letra limpia, con el lápiz recien afilado, el "plumier" en orden, el babero inmaculado, una "seño", con el apodo todavía por inventar...

En fin, tantas y tantas cosas, que se repetían curso tras curso y que nos dejaba olores y colores inolvidables.

Besos.

Primavera en Otoño dijo...

Leerte seduce irremediablemente a retroceder en el tiempo, ufff tantos recuerdos vuelven a la mente!!!...
Hermosa publicación, Luna. Un cocktail de agradables sensaciones y con tanto lujo de detalles que sin haber sido compañeros de colegio igualmente nos invitas a sentarnos en la misma clase, impregnarnos de los olores a tus útiles nuevos y escucharte con atención lo que compartes...

Un abrazo a tu alma

Otoño

LUNA dijo...

Isabe, quizás la culpa sea nuestra.
Las ilusiones se pueden crear.
Hablándoles con entusiasmo de todo el ritual del principio de curso...de los nuevos compañeros, de los que volverán a ver....

De ir a comprar el material como si fueran tesoros....

Todo es cuestión de imaginación, y tiempo....

Un besito

LUNA dijo...

Alfredo, creo que sobre lo que dice Isabel, has puesto el dedo en la llaga.
Esternar!!!!!

Yo dia, los niños estrenan continuamente y de todo....

Quizás en la abundancia mueran las ilusiones...
Un besito, querido amigo,

LUNA dijo...

Gracias, querida Primavera.
¿Te quieres sentar en mi pupitre, a mi lado?

Pero shhhh hablaremos flojito, ... que nos reñirán.

Un besito, grande, grande, grande, así de grandote.......
MMMUUUAAAAAAAAA

alfredo dijo...

Bueno Luna, yo hablo de "Estrenar" porque era el primogénito, habría que preguntarle a mi hermano como recibía aquellos libros llenos de anotaciones, con los lomos rotos, la goma de borrar gastada, un plumier sin el palillero y la caja de Alpino sin el rojo ni el azul, del babero ni hablamos, le llegaban las mangas a las rodillas.

Sin embargo te aseguro, que también empezaba el curso con ilusión.

Besitos

María dijo...

Jajajaja Mi querida LUNA,

¡¡casi, casi, que coincidimos en el uniforme!! sólo que le mío era un pichi azul marino con camisa blanca, con cuellos en punta y sin corbatita...a casi nadie le gustaba el uniforme, y a mi me encantaba, no había que pensar, qué ponerse para ir al cole... Única diferencia, yo jamás fui tan repeinada jajaja

También como a ti, me encantaba el colegio Mmmmmmmm ¡¡qué bien olía!! las mías eran una monjitas, pero preciosas...Otra cosa de las que todo el mundo reniega y yo...¡¡fui la más feliz del mundo aquellos años!!

Igualito que tú, con el mismo entusiasmo al estrenar el material, reencontrar a la compis y volver a la rutina otoñal...¡¡todas las etapas tienen su encanto, esta también!!

Y tú...¡¡En Brasil, nada menos!!

Jajaja ¡¡estoy viendo a tu nieto Gustavo, ale corre de compras con él, que todo se repite!!:-)


Muuuuuuuchos besazos, achuchones y tooodo mi cariño, cosa guapa.


¡¡¡ QUE PASES UN BUEN DÍA !!! ¿ya en España? :-)

Miriam dijo...

Ya no recordaba lo emocionante que era ir a buscar el material nuevo
y con gran ilusión echar un vistazo a los libros nuevos (que el resto del año serian mirados con algo de fastidio je je je
Gracias por el recuerdo

mar dijo...

Hola Luna.
Que entrada tan bonita, mis recuerdos son parecidos a los tuyos en lo de la ilusión del comienzo del curso, el olor de los libros nuevos, el comienzo del cuaderno con una portada dibujada, la buena letra,...
Ahora me produce un poco de tristeza porque precisamente hoy acabo de comprarle a mi hijo pequeño sus libros para este curso y creo que me hace màs ilusión a mi que a él.
Hemos llegado a casa y si no le digo yo que vamos a ver como son los libros a el no se le ocurre abrirlos, los niños en general ya no tienen aquella ilusión por el nuevo curso ni por el nuevo material ni por la mayoría de las cosas que teníamos nosotros.
No sé muy bien a que será debido, puede que estén tan hartos de estrenar que les da todo igual, pero la ilusión de ver a los amigos que no has visto durante el verano y la de aprender cosas nuevas se ha perdido en algún momento y no se cuando.
¿Será que les hemos impuesto tantas obligaciones que ya no disfrutan de las cosas más básicas?
Me quedo dándole vueltas al tema.
Un beso

LUNA dijo...

Alfredo jajaja, tienes razón, yo era, bueno soy la mayor, tengo otro hermano más pequeño, pero no heredaba nada pues todo iba "de chica".
Pero mi marido, Pepe que era el cuarto de cuatro hermanos varones, eso es otro cantar....

Heredaba material escolar, ropa, zapatos, de todo....
Pero, bueno, cada uno tenemos nuestros recuerdos...
Besitos amigo

CORDOBESA dijo...

o.Hola Luna, lo primero es lamentar el fallecimiento de tu madre, como sabes he estado un tiempo alejada de este mundillo de los blogs y cuando he dado un repaso al tuyo me he enterado de la fatal noticia, espero que estés bien y con el consuelo de que pudiste estar a su lado en los últimos momentos.
Me alegro que estés definitivamente en tu tierra al lado de tus nietas, es lo que los abuelos deseamos tener siempre cerca a los nietos.

Como ya estoy por aquí, volveré pronto a visitarte. Un fuerte abrazo.

Ana dijo...

Hola Luna: depués de un tiempito vuelvo a la web y me encuentro con un post de Nube, maravilloso y leo ahora este recuerdo del comienzo de clases, estamos de contramano por acá, falta todavía para que terminen...y los chicos están ansiosos de vacaciones.
Son hermosos recuerdos...nostalgia no?
Un beso grande.

Ada dijo...

Has logrado desempolvar mi memoria y verme metida en esa libreria y sentir esos nervios que me dejaban casi sin respiración el primer día de clase. Recuerdos almacenados de muchos años, muchos cursos donde sólo crecer y ser feliz era lo que tocaba vivir.
Qué bello.
Un saludo

LUNA dijo...

Maria, cariño!!!!! yo creo que tus recuerdos están más próximos a los de mis hijos, (por edad)... jajajaja

Si, para mi el colegio fué una etapa muy, muy especial.
Son los recuerdos más entrañables de mi niñez.

Un besito.

LUNA dijo...

Miriam, gracias por tu visita al blog. Espero que te encuentres cómoda y bien entre nosotros.

Me alegro de haberte podido traer recuerdos tan especiales.
Un besito

LUNA dijo...

Bueno Mar, ya comento a Alfredo que, como tú también dices, "el poder estrenar continuamente, les quita la ilusión que teníamos nosotros".
De todas formas, a lo mejor también, idealizemos las cosas con la distancia del tiempo.

No hay que cejar en el empeño.... jajaja
Seguro que si les inculcamos ilusiones, los contagiaremos.
Un besito, cariño.

LUNA dijo...

Luisa, cariño, que contenta de verte por aquí.
Espero que hayas tenido un feliz verano y vacaciones.

Gracias por tus condolencias.
Ahora estoy en EEUU en casa de mi hijo mayor, mi nuera y mis dos nietas Carla de 7 años y Andrez de 19 meses, que está para comérsela a abracitos y a bocaditos.
Un besito

LUNA dijo...

Ana, querida docora!!!!!
Que alegría verte por acá...

¿Has visto que nieta tengo?
Bueno, no voy a hacer comentarios que se me verá "el rabo....." (de abuela que babea....)

Si, aqui ahora en septiembre empiezan las clases, con la llegada del otoño, después de tres meses de vacaciones de verano....
Besitos.

LUNA dijo...

Ada!!!! Que casualidad, yo ahora estoy en Ithaca, pero de EEUU.
Me alegro haber despertado recuerdos tan hermosos.
Un besito

latrís dijo...

Qué sensaciones tan chulas nos traes de recuerdo, me encanta ver como lo viven mis hijos, la ilusión por las mochilas nuevas, hasta por los uniformes. Esos nervios el primer día....Precioso!
Y hoy tengo unas ganas de que llegue ese primer día y volver a la normalidad!!! jeje
Un besote

Medea dijo...

Querida Luna, me ha encantado esta entrada he recordado la vuelta al cole de mis hijos(que por otro lado no tiene mucho merito porque es mas reciente ) pero recuerdo su alegría en el comienzo del curso, recuerdo ese olor que tan bien has descrito y que ha vuelto a percibir mi pituitaria solo con leer te, disfrutaba con ellos al comprar el material para el comienzo del curso y trataba de hacerlos felices en esa tarea de la que tanto disfrute yo misma en mi regreso al “cole “después de un verano que al final se me hacia largo ,quería volver a ver a mis amigas,(en las monjas no había niños) el uniforme (el del año pasado)un poco más corto y los zapatos jajaja Gorila que aguantaban mejor mi trote, recuerdo los tirones de pelo que mi madre o la “muchacha” me daban con las prisas para desenredarme y ponérmelo bien tirante en mi “cola de caballo”(con lazo marrón, mi pichi era de cuadritos marrones y camisa blanca)había que poner cinco lazos jajaja) ¡¡Que recuerdos!! ¡¡Gracias!!
Con inmenso placer viene uno a leerte. Un beso

Nuria dijo...

Me ha hecho sonreir leer tu post... por los propios recuerdos de la infancia, los benos, los olores de los libros, de los lápices, por las carteras, estuches.....
Y porque ahora veo a mis sobrinos en sus primeros días de colegio y la ilusión e inocencia, la inmensa curiosidad por aprender, por relacionarse, por reir...y pienso que ojalá eso durase mucho tiempo porque es bonito.

Me gustaría que lo recordasen cuando sean mayores, quizás en eso pueda ayudarles guardando recuerdos para ellos.

Muy bonito post mi querida Luna

Biquiños