CONVERSANDO:

Mi foto
Valencia, Spain
CONVERSANDO: para intercambiar ideas, opiniones, música, cuentos; estar con amigos. Podemos hacerlo en castellano, portugués y valenciano. Espero te encuentres cómod@.

miércoles, 13 de mayo de 2009

¿QUE VES?


Se abre la puerta y la entran, en su cama con ruedas,a una habitación de la Clínica Santa Lucía.
Atrás quedaban todas las consultas médicas, todas las pruebas, todas las lágimas, y todas las dudas surgidas, ante la decisión de operarse o no.
Ya está, la bajaban del quirófano, con los ojos vendados.
La suerte estaba echada, ya no había vuelta atrás.
Dentro de quince días, cuando le quitaran la venda, sabría si podría ver o no.
Oyó cerrarse la puerta. Tuvo ganas de llorar, pero no, no debía.
Sumida en sus pensamientos, oyó carraspear a alguien a su lado.

-Hola, ¿cómo te llamas?
-Me llamo Elisa, ¿Y tu?
-Me llamo Maria. ¿Cómo te ha ido la operación?
-Pues espero que bien, lo sabré en quince dias.
-¿Y a ti,?
- Fenomanal, ya me han quitado la venda y veo estupendamente, pero tengo que estar aqui ocho dias más, ya sabes, para acabar las curas...
-Pues me alegro mucho, y además saber eso, me dá mucho ánimo.
-Claro que sí, ya verás como tu también podrás ver.

-Ese calorcito que noto, ¿que es?
-Es el sol que entra por la ventana que dá a la calle...
-Si pudiera verlo....Nunca pude asomarme a una ventana...
-No te preocupes, yo te iré diciendo lo que veo, y además, si quieres, por las noches antes de dormir, cuando cerremos la ventana, te leeré algún cuento...

-Y así ocurrió, cada dia Maria le describía lo que veía por la ventana. El azul del cielo, el blanco y las formas de las nubes. La gente que iba de un lado a otro. El color de las flores que cada día se desplegaban para saludar a la luz...
Era el nexo de comunicación de Elisa con aquella ventana, abierta al mundo.
Y por las noches, le leía unos cuentos preciosos, de princesas besadas por apuestos príncipes.
De niñas andrajosas, que por el toque de una varita mágica, se transformaban en bellas mujeres de largos cabellos y trajes vaporosos...
Era, una vez más su nexo a la ventana del mundo de los sueños.

Hasta que llegó el día en que se tuvieron que separar, porque a Maria le dieron el alta médica. Se despidieron muy tristes. Un largo abrazo, muy, muy apretado.
Entró la enfermera a hacerle la cura.
-¿Cómo estás Elisa?
-Pues muy triste, porque se ha marchado Maria y ya no me contará todos los dias lo que veía desde la ventana.
-¿Maria te contaba lo que veía por la ventana?
- Sí y me leía unos cuentos maravillosos...
- Pero...
-¿Qué?
- Pues a Maria le habían operado los ojos, pero no salió bien la operación, y nunca recuperó la vista...

22 comentarios:

Any dijo...

Conocía el relato con otra forma, pero es el mismo. Esto se engancha con el los post anteriores porque habla de esperanza, optimismo, solidaridad y ver mas el lado positivo de las cosas que el negativo.
Vienen bien estas reflexiones a esta altura del día (19:45 aqui) y de las circunstancias.
un abrazo esperanzado =)

Luna dijo...

Pues me alegro mucho, aqui es casi la una de la mañana.
Mi abuela me contó un cuento parecido, hace muchos años, pero no me acuerdo bien. Así que he hecho un poupurri de lo que me acordaba y lo que me he imaginado.
Si, me gusta mucho pensar y hablar en positivo.
Un besito grande.

Cadinho RoCo dijo...

Dos encontros é que sabemos o que passa pela vida.
Cadinho RoCo

Maria Clarinda dijo...

Maravilha de texto...obrigada por ele!!!!
Jinhos mil

Maria Clarinda dijo...

Maravilha de texto...obrigada por ele!!!!
Jinhos mil

Nuria dijo...

También lo conocía, de otra manera.
Un canto a la imaginación y la esperanza, a la manera de afrontar las cosas, a no tener miedo, a la alegría...

Un biquiño

tag dijo...

Si, me sonaba la historia, pero como es preciosa, nunca está de más recordar que hay personas que siempre estan dispuestas a dar luz y esperanza a todo el mundo.
Justo lo contrario que comentabamos ayer de Pepita, sus quejas y negativismo.

He leido que te vas a animar a participar el sabado de Mercedes.
Genial.Bienvenida al club.

Lo digo, porque precisamente esta semana el tema es La Ventana y este relato de hoy hubiera valido.
Pero lo tienes que publicar el sabado, y dejarlo hasta el domingo.

Un besito

Luna dijo...

Cadinho, é verdade, da troca de conhecimento das pessôas, podemos ver o que há no mundo
Um abraço-

Luna dijo...

Obrigada,
aria Clarinda, por tua opiniäo e por vir a visitar.
Um beijinho

Luna dijo...

Sí, me iba algo por la cabeza de un cuento que me contaba mi abuela,... sólo he tenido que novelarlo.
Pero lo que me gusta es el sentido. La positividad del qie nada tiene....
Un besito

Luna dijo...

Hola Ter, cariñete!!!
Si como ya he dicho me sonaba una historia parecida que me contaba mi iaia, solo le he puesto un poco de imaginación....
No esta semaña no, porque no sé si voy a estar.
Y este cuento no, porque no es original totalmente mio. Ya conocia algo de la historia....
Asi,. no vale.
Lo he puesto precisamente por lo que dices. Por el contraste con la historia de ayer, que alguna gente no acabó de entender.
Bueno, la culpa es mia, no sou profesional de la narrativa....
Un besito.
Siento lo del Atlhetic...

Ricardo Musso dijo...

Hola Luna!!!

Que buena entrada!!!

He leído los comentarios, y noto que muchos conocían el relato, aunque contado de alguna otra manera.
Yo debo confesarte que nunca lo había leído, ni oído.

Mas allá de ser un ejemplo de solidaridad, y actitud positiva ante la adversidad, me rememora un antiguo refrán que seguramente todos conocemos, y que reza: “No hay peor ciego que quien no quiere ver”.

Quiero decir, independientemente del fracaso de la operación de María - que aunque tan ciega como Elisa, despertó en ella la expectativa de dejar de serlo -, ¿Cuánto haría ya que María “veía” esa realidad que describía las rodeaba?.

No conocemos la continuación de la historia, pero, independientemente del resultado de la propia intervención quirúrgica de Elisa, que bueno sería que le haya quedado la enseñanza de poder “ver” más allá de su ceguera!.

Muchos videntes, en realidad pareciera que no lo somos, y cuántos ciegos…ven!.
Insisto, independientemente de una actitud positiva ante las dificultades, mi pensamiento apunta a ver…, ver…, ver, esta realidad que nos rodea, y no ser simplemente “marionetas” en la vida, o “borregos en la manada”!

Beso matinal de 7.30 hs
Rik

Luna dijo...

Caray, Ricardo, que madrugador!!!!!
Si tienes razón, pero me acordé deste cuento, para contrarestar o mostrar otra realidad sobre el cuento del post anterior.
Podrían ser el verso y el anverso de una actitud...
De este cuento, yo me quedría con la actitud de Maria, que además de ayudar a Lucia, haciéndola creer que la operación ha sido un éxito, para que no se derrumbre, mientras espera, decide ver con los ojos de sus recuerdos... En definitiva, eso, decide ver.
Un beso, madrugador amigo.

Mercedes dijo...

Yo también conocía el cuento. Eran dos hombres y detrás de la ventana lo que había era una pared. Además, el hombre también era ciego como el que escuchaba. Esto viene a decir que, aún padeciendo la misma enfermedad, uno era capaz de superarla e incuso animar al otro. A eso le llamo yo, echarle narices a la vida.
Un beso desde aquí.
Merce.

Luna dijo...

Querida Mercedes, no sabia que este cuento fuera tan conocido.
Me lo contba mi iaia cuando era peqieña, pero no me acordaba del todo, asi que le eché imaginación-
Un besito.

Karla dijo...

me encantó!!!

Luna dijo...

Karla, Gracia, me alegro que te haya gustado, bonita.

Eva. dijo...

Que bonito...
NO lo conocia, Gracia Luna por compartirlo,me lo quedo.
UN bico y gracias por tu invitacion a la feria, llege tarde pero gracias de todos modos.
UN bico
EVA.

Luna dijo...

Eva, cielo, que alegria verte por aqui otra vez!!!!
No pasa nada por la Feria...pero como iba a hacer una caseta en el blo y no invitarte?
Bueno, pues me alegro que NO lo conociera, jajajaja, y que te haya gustado.
Un bico grande.

Carol dijo...

Es una historia preciosa y muy animosa pues ver con los ojos del corazón no es nada fácil y demuestra cuanto se puede conseguir con una actitud positiva ante la adversidad.

Besos Luna.

Luna dijo...

Si, Carol, lo que importa de verdad es lo que ven los ojos del corazón.
n besito.

impersonem dijo...

Hay un mundo dentro de nosotros, tal vez más real que el aparente que vemos, listo para ser contado.

Una buena historia.

Brsos.