CONVERSANDO:

Mi foto
Valencia, Spain
CONVERSANDO: para intercambiar ideas, opiniones, música, cuentos; estar con amigos. Podemos hacerlo en castellano, portugués y valenciano. Espero te encuentres cómod@.

miércoles, 20 de octubre de 2010

Una convocatoria literaria. Este jueves un relato: ROBÓTICA.



-Mamá, es que no te fijas...
-Mira, es muy sencillo:
-Apretas aquí, y cuando aparezca en esta ventanita la señal luminosa de ON, sólo tienes que elegir lo que quieres, de este menú...
-Luego, pones la hora en que quieres que comience, calculas más o menos el tiempo de cocción, dependiendo claro está del peso, que deberás elegir aquí, en esta tabla, el tipo de carne que vas a cocinar.
-Mira aquí está: Ave, ternera, ovino, cerdo...

-Tienes que tener en cuenta, que al no perder vapor, la cantidad de agua tampoco es la misma, sino menos...
Las verduras, tampoco se trocean, sino la carne saldrá dura y las verduras excesivamente cocidas.

-Bueno, pues así de sencillo, pones la válvula... No te olvides... ya que no tendrá presión y no se cocerá, y como tiene poca agua, se quemará....

-¡Y ya está!
Libre como el viento...
Para poder dedicarte a lo que quieras...
Hacer parapenting, ala delta, surf, montañismo, caída libre... todo lo que has soñado siempre y no has podido hacer!!!!


-HA! y no olvides, puedes programar el robot -aspiradora y poner el disquete en el televisor-DVD, para que grabe el programa de Ana Rosa Quintana y así lo puedes ver por la tarde.
-Esto... también puedes programar la lavadora para que no centrifugue la ropa (ya sabes que se arruga mucho) hasta que llegues.
- También la hora que quieres que se encienda la calefacción, sabes que hay que ahorrar, y la hora en que debe de recogerse el toldo de la entrada para que el sol vaya calentando el salón.

-Por cierto, recuerda oír el contestador automático del teléfono, que siempre te dejo mensajes y nunca tengo respuesta...
-El móvil... llévalo también, que si llamamos y no estás, nos preocupamos...

-No es tan difícil, mamá, solo tienes que prestar un poco de atención...que es que no quieres... más fácil no puede ser...iY se vá refurfuñando..
-Parece mentira, esta mujer, que se empeña en no aprender las cosas, y mira que se lo he explicado veces... pero nada...encima me mira con esa cara de asombro, con esos ojos muy abiertos... y no dice nada!!!!!

Marujin, mira la hoja que ha ido llenando con todas las instrucciones que le había ido dando su hija Patricia...
Dios mio, si parecía un testamento...
Bueno pensó, no la iba a defraudar otra vez.
Esta vez si había conseguido tomar nota de todo, seguiría las instrucciones cuidadosamente...

Miró el reloj. Las nueve de la mañana...
Era buena hora, la peluquería era a las 13 horas...

Ala Delta...parapente... no sabía de qué hablaba su hija, con todas esas cosas que decía que había querido hacer toda la vida...
Seguramente no se refería a ella... se habría confundido, ella nunca dijo eso...no sabía ni qué era...

No sabía por donde empezar..
Bueno, empezaría por lo que conocía mejor,,,la lavadora...
Y, con mucha atención, fue siguiendo cada punto de las instrucciones, aunque no las comprendiera, pero eso sí, con mucho cuidado...

Cuando terminó, el sudor empapaba su cuerpo, se sentía mareada, pero lo peor es que experimentaba una enorme frustración...
Parecía que todo se había confabulado en su contra...aquellos endemoniados artefactos se resistían... y nuevamente su hija la miraría con esos ojos de mezcla de compasión y rabia....
Que complicado era todo...
Miró por la ventana, era de noche...no había comido nada, se encontraba tremendamente cansada.
Se fué a la habitación, se dejó caer en la cama y se durmió...

Soñó que era pequeña, que estaba en el pueblo, y oía a su madre cantar con esa voz alegre y inolvidable, mientras el olor a cocido inundaba toda la casa...
Seguramente, de primero habría sopita de letras...¡que rico!!!!
Y de postre, arroz con leche, la vió cocinar algo que olía a canela y corteza de limón, mientras removía pacientemente y oía su novela preferida en la radio...

-Marujin!!!!!!!!¿ vienes a jugar al escondite?
Era su amiga Alicia.....

Más historias de robotica en:
http://callejamoran.blogspot.com/ Y http://hel-leniko.blogspot.com/
Gracias por llevar el timón Gustavo y Verónica.

26 comentarios:

Chus dijo...

Hola Luna:
Ya veo que tu también has retornado al mundo bloguero. Yo he tenido unas vacaciones largas, pero vamos ya estoy otra vez por aqui y dispuesta a luchar contra todo.

Me ha encantado tu relato, es tan auténtico, como la vida misma, jajajajaja-

Y la foto, bueno que foto, como se nota que es de EEUU, esos colores son inconfundibles. Viví 3 años allí y no olvidaré nunca esos paisajes otoñales donde ves arboles, rosas, rojos, naranjas, beiges, verdes, etc... que te voy a contar!!! que no diga la foto.

Un beso.

Neogeminis dijo...

El exceso de tecnología en nuestras vidas puede llegar a dejarnos sin esas cosas que, a medida que pasa el tiempo, recordamos con mucha nostalgia. ¿se perderá la magia de esas pequeñas cosas? ¿nos quedaremos sin ellas?...ojalá que no sea así!

Un abrazo.

Francisco Espada dijo...

Estamos sobrepasados por la era tecnológica, aunque en verdad, estamos rodeados de muchos más artilugios de los que necesitamos para vivir una vida apacible.

Natàlia Tàrraco dijo...

QUE NOOO, Luna, dile a la Marujín que es una maruja robotizada, que nooo, que le de a los paratos la hija !qué morro gasta!
No me extrañaría que Marujín troceara la verdura en la lavadora, rellenara la plancha con aceite y en el robot cocinador pusiera la colada, antes, claro, de centrifugar el móvil. Uf, aquellos tiempos de hornear pan a su ritmo. No es que sea retrógrada, pero tanto aparato nos supera. Hay que dosificarlos y asimilarlos, tomar cursos de aparatosis, sin prisas, por dosis.
Un gozo este relato moraleja, te saludo, besitoooos.

Verónica Marsá dijo...

Pues hay días en los que me apuntaría yo también a jugar al escondite con la niña! Yo, los mismo pero con números: teléfonos fijos y de los otros porque ahora cada uno tiene dos o tres números, código del telefonillo, de las tarjetas, PIN de aquí, PIN de allá... si entre tanta tecla, botoncillo y código, acabaremos majaras, amiga!!!

Lo que me he reído!

Besito.

¿Ya estás buena?

alfredo dijo...

¿Y que había hecho Marujín, para merecer eso?
Si ella, pasaba de la mayoría de esos Adelantos.

Essssstresada quedó, sólo con ganas de jugar a algo que no se moviese por si solo, ni hiciese ruido, ni necesitase prefijo,
...¿Y que podía ser eso, Señor?

Besitos

Carmen Andújar dijo...

A veces nos complican las cosas de una manera que vaya. La verdad es que lo quieren hacer tan fácil que a veces pasa lo contrario. Demasiada informática, hemos de volver un poco a la esencia.
Me ha gustado tu relato.
Un abrazo

Primavera dijo...

Uff las instrucciones no estan realizadas para nadie, mas bien hay que estudiar para entenderlas..y para colmo cada vez no lo estan complicando mas,,,que sino preguntaselo a mi abuela, que de ves en cuando dice que su lavadora tiene vida propia hace lo que le da la gana..ja ja
Buen relato.
Primavera

Maat dijo...

Hola, Luna.

Comprendo totalmente a esa Marujin. Algunas veces he vivido algo parecido cuando me dirijo a mi hijo a preguntarle cosas del ordenador.
-Mamá...¿Otra vez? Pero si eso te lo he explicado un montón de veces.
Y muy tiesa le respondo: Con la de cosas que te llevo enseñadas a ti, aún te faltan muchas para el empate. Y acabamos riéndonos de lo lindo los dos.

Hay Luna, aquel arroz con leche de nuestras mamis. Que rico estaba.

Tu relato me ha divertido mucho.

Un abrazo.

Maat

Gastón Daniel Avale dijo...

ey, me encantó el relato, me hiciste pasar un buen jueves! besos

Juan Carlos dijo...

Que genial !
Has contado la historia de tres generaciones de un plumazo. En verdad, estupendo, las explicacipones de la hija a la madre me han recordado las que doy a mi suegro y las que daba a mi madre con los nuevos electrodomésticos.
Pero ellos piensan en su juventud o infancia, como muy bien reflejas.
Mut bonito, Luna.
Besos

Mar dijo...

Mira que nos complicamos la vida a veces con tantos aparatos!!!! Pero que no me quiten la lavadora, por favor. Yo por mi lavadora ¡MATO!
Me llegó el olor a arroz con leche.
Gracias por tu relato.
Besos

CAS dijo...

Sopita de Letras y arroz con leche con canela y limón... mm...mmm... esperá que apago todo y me voy contigoooooooo!!!!!

BUENÍSIMO. Ya es medio tarde, hay que preparar la cena (que no se hace sola) estoy cansada luego de un día de trabajo y ver un texto delante de mis ojos puede estresarme como a Marujín las instrucciones, pero valió la pena leerte a ti y a los compis (como dicen Uds.) lo has dejado bordado!!!

p.d. gracias por tus palabras en mi subida por El Sabalero. Estamos conmovidos en mi país. Oir su voz, su fuerza es necesario para sentirlo cerca.

Any dijo...

A veces la gente te abruma con tanta explicación y tanto cuidado con esto! cuidado con lo otro! Al final a uno le da miedo tocar y meter la pata y entonces quiere salir corriendo como vos a jugar con Alicia ... .
Animo! que a todo se acostumbra uno (y sino, que otro se haga cargo jajajja)
un beso

latrís dijo...

Jajaja, pero quñe identificada me siento!!!
Resulta que ahora no podemos hacer el cocidito a fuego lento porque como son cocinas de inducción gastamos muchooo!
Cachissss!
Un besote LUNA

Mari Carmen dijo...

Qué escrito más real, Luna. Así es que como deben sentirse un montón de personas a las que tanta tecnología lo único que les da es dolor de cabeza. No es necesaria tanta parafernalia para vivir bien, por Dios...

Un placer leerte, Luna :)

Teresa Cameselle. dijo...

No cabe duda de que la vida antes era más fácil. Y eso que se supone que toda la tecnología se inventó para facilitarnos las cosas ¡¡¡
Lo has contado muy bien y muy claro, un relato para reflexionar.

Inma Brujis dijo...

La verdad que donde este una comida hecha con mimo, tiempo y cariño, que se quiten todas las ollas del mundo.
Pena que se este cambiando la costumbre del buen comer por la del fast food que nos destroza el estomago.
Besos

Medea dijo...

Jajaja como me he reído con tu historia he pensado en mi madre a la que a Dios gracias he conseguido enseñar a usar el móvil, ¡ah! eso si no le mandes mensajes que no se leerán nunca.
Donde esté un buen cocido que se quiten los robots, en eso soy como mi madre todavía cocino “con amor”tengo una maravillosa Termomix que aunque dicen que lo hace todo yo solo la utilizo para triturar y hacer gazpacho en verano jajaja,vamos como si fuera un pasapuré.Lo peor,peor,peor de todo esto es que para colmo,para desenvolverte en el mundo de la tecnología encima…tienes que saber inglés. Siento mi ignorancia pero el único idioma en el que puedo defenderme es español y más aun mi madre.Creo que ya queda poca gente como yo jajaja me refiero al hecho de que no sepa Inglés.Un besito grande Luna

LOLI dijo...

MADRE MIA!!!
Pero si he acabado agotada solo de leerlo...!!!
Nada que no haga ni caso...donde esté un cocido afuego lento...

Me ha encantado Lunita.

UN BESAZO DE TU OTRO AMOR ;)
Que sepas que me ha encantado leerlo ;)

LUNA dijo...

Gracias a todos por los comentario y los consejos.
Ya he tirado las instrucciones y estoy en tirar todos esos cacharros que me hacen la vida tan..".fácil."...

Besitos MMMUUUUAAAAAAAA

gustavo dijo...

aguela...se me acaba de quejar el contenido que tenia metido en la olla...su queja ha consistido en decirme que me vaya a por un trapo de cocina , pues acaba de salir toda la agua en direccion a la superficie de la cocina...
¿sabes lo que te digo?...¡no pienso volver a poner ninguna olla, no pienso seguir sus intruciones, no pienso come...bueno, no, eso tampoco...me dedicare a comerme la olla en sí y las bombillas y la lavadora y...
medio beso aguela.

Nuria dijo...

A veces ya no sé si tanta tecnología, tantos aparatos (cada uno con su manual de uso), tanta diversidad nos facilita o no complica más la vida.
Es difícil llegar a saber si de verdad te ayudan o te acabas haciendo dependiente de ellos, si podrías prescindir...valorar en su justa medida cuales necesitas y cuales no.

Pero reconozco que en algunos casos son buenas compras, si las acabas usando.

El relato, real como la vida misma, jejejeje.

Biquiños mi dulce Luna

mar dijo...

Que bueno luna, me ha encantado.
Tantas veces pensamos en que todo lo nuevo es mejor y encima podemos evitarnos trabajo que al final lo que hacemos es complicarnos la vida y no disfrutar de los pequeños placeres.
Un beso de Mar

maria jose moreno dijo...

jajaja hasta a mi me ha entrado agobio con esa cantidad de instrucciones. No me extraña que haya terminado tan cansada. Los adelantos son necesarios pero no a ese ritmo jajaja.
Delicioso relato Luna, me encanta que estés de nuevo con nosoros.

Mª José dijo...

No si al final la tecnología nos va a matar ja jaaaaaaaa
Menudo veranito me he pasado yo este año con las nuevas tecnologías, la cabeza me echaba humo!!!
Me encanta la foto otoñal que pusiste en la cabecera de tu blog
Feliz semana
Besos de colores