CONVERSANDO:

Mi foto
Valencia, Spain
CONVERSANDO: para intercambiar ideas, opiniones, música, cuentos; estar con amigos. Podemos hacerlo en castellano, portugués y valenciano. Espero te encuentres cómod@.

lunes, 26 de octubre de 2009

EL ACCIDENTE


Tenía los ojos cerrados... Oía un pitido intermitente, estaba desorientado, no sabía, no entendía nada...
Sentía como si flotara, como si no tuviera cuerpo, como si no hubiera nada.
Sólo ese sonido intermitente...
Estaba consciente porque oía ese ruido...pero consciente ¿de qué?
Pero esa sensación hizo que se pusiera nervioso y fuera consciente de otra sensación. Ansiedad, miedo.
Y empezó a notar otro ruido, pero ese estaba dentro. Era su corazón, que latía cada vez más rápido y con más fuerza... También era rítmico, pero sonaba de otra forma, más grave, y retumbaba en sus sienes.
Sus sienes... eso era, notaba su corazón y su cabeza...que le dolía mucho...

Su corazón cada vez latía con más fuerza, más rápido... ese ruido exterior, ese pitido intermitente, también se aceleraba al compás que marcaba su corazón.
Empezó a sentir vértigo, como si estuviera en una caída libre y poco a poco ya no notaba ningún ruido...ninguna sensación...la nada

Marta empezó a llorar desesperadamente...
¿Qué pasa, doctor? Porqué se ha parado la máquina?
Por detrás de ella, otro médico preparaba las palas, a la par que apartaba con su cuerpo al de Marta.
Por favor, apártese, tenemos que intentar reanimarlo, está en paro cardíaco!!!
Una vez, dos, tres, el sudor perlaba la frente del médico, Marta que veía la escena desde afuera, sentía que se le iba la vida. De repente, el pitido vuelve a sonar, cada vez más fuerte y rítmico...
La tensión que flotaba en el ambiente se fue distendiendo...

La enfermera rodeó a Marta por los hombros y la acompañó a unas sala, al lado de la habitación de cuidados intensivos...
Síntiese ahí, y procure descansar, en cuanto haya novedades le avisaremos...
Le avisaremos, le avisaremos!!!!
Dios mio! Carlos no sabe nada! nadie sabe nada!!!!!
Ese pensamiento la paralizó!!!!

Se levantó de la silla y fue al mostrador de enfermeras.
Un teléfono, por favor, déjemne un teléfono.
Marcó un número y al otro lado oió la voz de su marido.
-Hola Marta! que pasa? dónde estás?
-Cari... cariño... te tengo... tengo que decirte algo.
-Pasa algo, Marta?
-Si, hemos tenido un accidente!!!
-Pero...quiénes, y tú como estás?
-No... yo estoy bien... hemos... no, quiero decir que Andrés ha sufrido un accidente... Dios mio Carlos, no sé ni lo que digo...
-Tranquilízate, dime donde estás y ahora mismo estoy ahí.
-Sí, estamos en el Hospital General.
Colgó el teléfono, y notó otra vez como una mano le sujetaba por los hombros, a modo de abrazo y la acomodaba en la silla.
-Quiere un vaso de agua? Le sentará bien...
-Gracias.
Notó como un gran cansancio invadía su cuerpo, era como si cada brazo, cada pierna se hubieran transformado en miembros de plomo.... Le costaba hasta pensar....

Carlos se subió al coche y salió tan aprisa, que las ruedas chirriaron en el asfalto, no se podía creer lo que había dicho su esposa.
Andrés, un accidente.
De momento se le heló la sangre en las venas.
-Dios mio, no, por favor, no....
-Dios...por favor, no...

Bajó corriendo y se dirigió a Urgencias. Marta salió a su encuentro y se fundieron en un abrazo, sus cuerpos apretados hasta dolerles, sus lágrimas fundidas....
Se sentaron uno al lado del otro.
-No lo entiendo Carlos, no lo entiendo....Yo creí que el tema de la moto estaba claro y zanjado!!!Lo habíamos dicho mil veces. No hay moto!
Tuvimos muchas discusiones con él, le explicamos lo peligroso que era. Una y otra vez.
-Andrés, tu cuerpo es la carrocería de la moto, no queremos que corras ese riesgo.
-Cuando tengas edad, ya tendrás un coche...-Dios mio, porque nunca nos hacen caso los hijos!!!

-Pero de quién sería la moto? Quién diablos le dejaría la moto?
-Empezó a sollozar, como si en ese momento se hubiera hecho completamente consciente de la gravedad del accidente. De todo lo que había pasado...
-Su marido le acariciaba el pelo, mientras decía algo que ella no lograba entender.
Levantó la cabeza que había recostado en su pecho, y le miró a los ojos. También lloraba, quedamente....
-Fui yo, Marta, fui yo el que le compró la moto, sin que lo supieras...
Ella se apartó de él, no lo podía creer, sus pupilas se agrandaban, las aletas de la nariz empezaron a dilatarse también, jadeaba....apretaba los dientes...
De momento, al oír una voz, volvieron los dos, la cabeza en la misma dirección.
Era el médico que atendía a su hijo.
...Lo siento, hemos hecho todo lo que hemos podido...

33 comentarios:

Steki dijo...

Cómo estamos con los cuentos, amiga!
TE leo mañana porque ahora estoy trabajando. Shhhhh...
Besito para ti.

Vir dijo...

ayyyy

se me estrujó el corazón

me arrancaste una lágrima luna!

beso compungido

tag dijo...

Guauuuuuuu!!!!
Que tensión, Luna
Me has tenido en vilo, leyendo de un tirón sin respirar toda la historia.
Es exactamente la historia que siempre he temido protagonizar en primera persona, porque mi hijo el mayor tambien es motero.
!Dios mio! que sufrimiento.
Solo que en mi caso gracias a Dios, nunca ha tenido ningun accidente. Toco madera.

Eres una artista manejando las palabras y tejiendo relatos.

Besitos

mar dijo...

¡Qué impresión!, es tan real como lo has contado que asusta de verdad la situación, yo soy de las que dice que moto bajo ningún concepto y me he puesto en la situación de Marta sin dudarlo porque ¿al final quien sabe qué puede pasar?
Magnífico relato
Un beso de Mar

Mercedes dijo...

Jo, me he quedado muda. Vaya historia; vaya tensión; vaya... Un momento para reflexionar.

amatamari© dijo...

Cara AmicaLuna.
infinita tristeza de una conmovedora historia: vida no tiene precio ...

Un abbraccio

Tesa dijo...

Espero que sólo sea fruto de tu imaginación, Luna, que no hayas tenido que vivir algo así de cerca.

Cuando mis hijos salían y tardaban en venir o no podía comunicarme con ellos, mi cabeza imaginaba escenas de hospitales y accidente y me volvía loca de dolor, sólo con la ficción de mi mente angustiada por la espera.

Es tan real tu relato, Luna, que me ha estremecido el final.

Besos, Luna

LUNA dijo...

Steki, querida, te espero.
Un beso

LUNA dijo...

Vir, es sólo un cuento...por fortuna
Besitos

LUNA dijo...

Tag, esa historia, nos poría haber pasado a todos, pero afortunadamente, no es así.
Gracias por tus palabras. Me abrumas.
Un besito carinyet.

LUNA dijo...

Mar, esa política fué siempre la de mi casa también.
Me aterran las motos.
Un besito

LUNA dijo...

Mercedes, gracias, ....es un halago.
Un besito

LUNA dijo...

Tesa, es una istoria imaginaria, pero, por desgracia fácil de imaginar....

A todas nos ha pasado lo mismo, cuando nuestros hijos tardaban...
Bueno sigue pasando cuando están de viaje....
Un besito REINA

LUNA dijo...

Amatamari, amiga, es verdad, la vida no tiene precio, hay que cuidarla.
Un bacio AmigAmatamari

CAS dijo...

Bueno, me asusté, me conmoví y me preocupé. Por suerte es solo un relato imaginario.... en tu caso.
Yo también me he impuesto y siempre he dicho NO MOTOS, pero... a veces uno no puede dominar tanto la situación. Por ahora, vamos bien, porque los riesgos son totales!!!!

LUNA dijo...

Cas, si cariño, es sólo ficción. Pero seguro, que para muchas familias, no lo ha ido.
Un besito

norma dijo...

La lucha de todo padre cuando tiene hijos varones es negarse a comprarle la moto, menos mal es ficción, pero cuanta verdad y realidad. Cuantos han pasado por esto de verdad.
Bien por la historia.Un beso.

LUNA dijo...

Gracias Normita, es verdad, rodos los matrimonios de nuestra edad, hemos pasado por lo mismo...
Un besito grande.

cabopá dijo...

No me gustan las motos....
tu relato es muy cotidiano y demasiado parecido con lo real..
Mientras los padres podemos no tienen moto.....después hacen lo que les parece....en la mayoría de las ciudades hay demasiadas motos, son más faciles para aparcar...............
No contaré casos que conozco, son demasiado fuertes y lesivos para ellos y para las familias.........
Besicos.
Por favor el próximo más divertido.

LUNA dijo...

Muy bien, Capobá, eso está hecho.
El próximo, más divertido.
Un besito

Carol dijo...

Muy bien contada esta historia Luna, conozco dos casos muy cercanos y se parecen a tu relato como dos gotas de agua, es terrible la ansiedad de las madres cuando sus hijos se van en moto y horrible cuando en algunos casos se produce la llamada de que ya no lo verán más con vida, cuando salieron de casa tan llenos de ella.

Triste pero muy real.

Un abrazo Luna.

Nuria dijo...

Una historia tensa, triste, que muchas familias habrán vivido o temido...

pues hoy me ha cogido un poco mal esta historia Luna...porque la carretera se está poniendo imposible y la verdad es que me da bastante miedo...menos mal que solo es eso, ficción.

Un biquiño pizpireta of the world ;-)

Ana Tapadas dijo...

Luna:
Texto empolgante e trágico! Já sofri dois acidentes e sei que são momentos tremendos. Mas o teu texto reflecte a intensidade da tragédia...infelizmente tão real.
beijinho

Isabel Estercita Lew dijo...

Lunita, me estás sorprendiendo bien cada día con tus textos, aunque en verdad me alivia que se trate solo de cuento...
Aplausos garota!

Estercita

Ana dijo...

Me mataste con este texto Luna, es tan pero tan realista, es tan pero tan "de todos los días" que me has conmovido. Parecería ser que en ciertas cosas( pocas) ambos tenemos que estar de acuerdo en lo que se transmite a los chicos, pero igual, nunca se sabe. Lunita, apuesto al acompañarlos, ya lo sabes, y creo que finalmente lo comprenden.
Es tan y tan desgraciado ver morir un joven en esas circunstancias...
Un beso enorme.

LUNA dijo...

Ana, todos los que tenemos "algunos" años, hemos pasado por ahí....
Pero lo que he querido destacar en el cuento, es lo importante que es en algunas decisiones, de cara a los hijos, ir a la par...
Si este matrimonio decidió decir que NO a la moto, te imaginas el resto de sus dias al padre, por haber roto ese pacto?
Un besito

LUNA dijo...

Carol, por desgracia es una historia muy repetida, siempre con la misma tristeza.
La muerte siempre es triste.Pero si es de na persona joven, doblemente.
Un besito, amiga-

LUNA dijo...

Nuria, siento que estés triste.
Pero, hay más casos que no pasa nada, tampoco hay que obsesionarte.
Prudencia y em paz.
Un besito, meiga o the wold

LUNA dijo...

Ana. Sinto muito que você tenha sofrido os accidente de carro.
Obrigado por tuas palavras.
Um beijinho

PaulyS dijo...

Muy buen relato!!! A veces los padres consentimos a nuestros hijos porque nos parece que si les decimos que no va a ser peor, que igual lo van a hacer, y cosas por el estilo. Si no se toma una decision en conjunto y se la respeta, pues nuestro hijo creera que no era tan importante el asunto, aunque sin darse cuenta le vaya la vida en ello. Me has dado el motivo para mi chocolate calentito.

LUNA dijo...

Pau, exactamente esa ha sido el sentido de la historia....y me alegro que te haya gustado.
Que rico!!!! chocolate!!!!
ñam, ñam
Un besito dulce.

Nancy dijo...

Ay Luna, no podía desprender los ojos de la lectura y quería apresurarme para leer el final. En el ínterin imaginé mil cosas, mil desenlaces..
Muy linda y dolorosa historia.

LUNA dijo...

Bueno, pues me alegro de que la historia te haya prendido.
Apapachos, amgia mia.